Panorama Gamer

Colapsado, aturdido, desbordado e incapaz. Y no, no es el título del último libro de Juan José Millás, es el resumen de cómo me siento cuando leo la actualidad de los videojuegos. Con cuatro adjetivos soy capaz de transmitir mi falta de tiempo y fuerzas para absorber el ingente aluvión de novedades.

Para empezar comenzaré con el plato fuerte: El desembarco de los juegos en las tabletas Android e IOS. Basta visitar los mercados de ambas plataformas para darse cuenta en pocos minutos que algo grande se está cociendo. Algo tremendamente gigantesco y muy barato. Ahora, mientras escribo esto, puedo estar descargándome Need for Speed Hot Pursuit, Battlefield bad company o Dungeon Hunter desde la AppStore. En el Android Market encontraremos Reckless Racing, Asphant 6 o Bang Bang Racing y con cuatro pulsaciones en la pantalla al cabo de unos segundos ya podremos estar conduciendo un Lamborghini por Miami. La calidad gráfica es muy alta, y aunque no llegue a las cotas de una PS3 o una XBOX -por poco-, su velocidad y colorido es brutal. Los títulos nuevos surgen poco a poco con más asiduidad y no hace falta disponer de una bola de cristal para anticipar su éxito a corto plazo. Porque además cuentan con dos bazas que no tienen sus oponentes consolas: juegos descargables y precios imbatibles. A la porra los DVDs y CDs. A la porra el ir de tienda en tienda buscando ese título que ya no es superventas. A la porra con comprar juegos de segunda mano sin garantías. Y a la porra también pagar precios desorbitados. Os aseguro que relaja sobremanera mandar tantas cosas a la porra y además escribirlo. Pero pongamos un ejemplo. Bueno un punto y aparte no vendrá mal. read more