La señal

Por la cubierta y la sinopsis, pensaba que afrontaba una lectura policíaca sórdida. De esas de un asesino en serie chunguete que mata chicas haciéndolas pedazos y metiéndolas en maletas para luego tirarlas en un callejón oscuro en mitad de la noche. Al estilo Pierre Lemaitre pero algo más suave. Pero estaba muy equivocado: La Señal es un libro perfectamente clasificable dentro del género fantástico pero con toques policíacos revoloteando y todo muy pero que muy bien hilvanado.

Irène

Cuando Pierre Lemaitre debió comenzar a escribir Irène, imagino que se marcó como meta ser transgresor en el género policíaco. Es verdad que la novela negra siempre depara obras destacables, pero lo que Pierre ha construido con Irène es una obra que definitivamente me ha causado hastío y repulsión por partes casi iguales –gana la segunda-. Es un libro que no escatima en describir atrocidades y perversión humana en casi cada una de sus páginas, y lejos de pasar a la historia como una novela remarcable dentro de su género, pasará a ser uno más de esos intentos en los que se demuestra que en la escritura no todo vale. Que no por no estar escrito significa que deba hacerse. Pierre ha fallado en varios aspectos, y mis ganas de terminar el libro y pasar página –nunca mejor dicho- me han amargado esta última parte del año. Una obra definitivamente para el olvido. A pesar de sus premios.