HP Stream 13 (C100NS)

Si alguien quisiera comprarse un ordenador portátil y me preguntase qué características mínimas debería tener, más que probablemente le aconsejaría un procesador Intel i5, 4 gb de RAM, disco sólido de 250 gb y tarjeta gráfica NVidia GeForce GT de gama media. Mi respuesta le haría sentirse bien aconsejado y le llevaría a comprarse un equipo de unos 600 euros. Mientras, en mi mundo real, sabría que le he mentido deliberadamente para hacerle feliz. Para que encuentre ese producto en cualquier centro comercial y se ajuste a su presupuesto. Yo en cambio, escribo esta entrada en el blog con mi nuevo y flamante HP Stream 13.

Las tabletas enterradoras de ordenadores portátiles

Adaptarse o morir. Los dinosaurios no se adaptaron y desaparecieron. Ahora les toca superar la prueba a los ordenadores portátiles. Pero ya han muerto. Siguen colmando anaqueles y expositores de grandes superficies comerciales alardeando de ser primicia. De todos los colores, tamaños y precios, aún no saben que han muerto. Lentamente se han visto superados por los teléfonos inteligentes y las tabletas y ahora sus finos diseños y atractivos plásticos ya no son reclamo más que para aquellos que aún llevan jersys con rombos y lucen bigotes tan espesos como dura es su mollera. Si además quieres dotar a tus dispositivos móviles de agilidad al teclado, entonces los teclados bluetooth o las fundas que integran teclado son el accesorio definitivo. Y de eso os quiero hablar: de cómo he sustituido mi portátil sin haberme casi dado ni cuenta.

Ahorra energía, ahorra dinero…

A pocos días de cumplirse un mes desde que el terremoto arrasase la costa este de Japón y se llevase casas, coches y vidas por delante, el país nipón aún no ha solucionado sus fugas radioactivas. Quizás Japón sea el país más preparado para recibir una catástrofe de esta magnitud, pero más allá de la revelación de la madre naturaleza, ahora sufrimos los males del propio ser humano. Y entonces ahora, es cuando nos damos cuenta de que los beneficios que nos aporta la energía nuclear no compensan. Y no compensan, porque ponen en peligro las vidas de las personas. Así de simple. read more