Sneaky Pete

Nadie puede negar que el rostro de Giovanni Ribisi es encandilador. Y como lo es, pues le viene como anillo al dedo para interpretar en Sneaky Pete a un timador de competición. No me refiero a robar carteras o vender seguros de vida inexistentes a viejecitos de puerta en puerta; él no se conforma con pequeñeces, está especializado en robos y timos de gran altura. Pero tiene la costumbre de timar y meterse en líos todo a la vez. Y es que su ambición no tiene límites. La primera temporada es oro puro, y brilla de principio a fin. La segunda no goza del mismo tirón y pierde fuelle casi desde el principio para deshincharse a mitad de temporada para remontar el vuelo casi casi al final. Una pena.

Leer más