Antes de que hiele

Hará algo más de once años que le di una oportunidad a Mankell. Sí, al elogiado Henning Mankell. Fue con El Chino, y ya noté yo… que no me encajaba. Que se enredó con la política y que aquella novela de suspense acabó siendo de todo menos de eso. Pensé aquello de, vaya, he ido a parar a la peor obra de este gran escritor. Qué mala pata. Por eso, cuando cayó de la nada en mis manos Antes de que hiele, quise darle otra oportunidad. El argumento versa sobre algún asunto relacionado con una secta religiosa, luego el protagonista no era el archi-conocido Kurt Wallander si no que es su hija -aunque él aparece-, y como no, la localización escandinava siempre me atrae así que abrí la novela y empecé a caminar. Trescientas y pico páginas después, cierro el libro con la misma sensación que con El Chino. No es para tanto. No volveré a leerle.

Leer más