Warm Bodies

Por norma general, ver una película de zombies se entiende sólo de una manera: un grupo de humanos huye de hordas de no-muertos en busca de una salida y debe abrirse paso siempre a tiros. Este planteamiento que es tan clásico y predecible ha vendido millones de dólares y aunque no siempre con mucha fortuna, [...]

El Factor Humano

En 1995 yo tenía 21 años. Demasiado joven y demasiados pájaros en la cabeza como para tomar consciencia de lo que pasó en aquella Copa del Mundo de rugby del 95 en Sudáfrica. Más allá del mero hecho de que los Springboks -el equipo de Sudáfrica- ganasen in-extremis el partido contra los All Blacks de Nueva Zelanda, había otros motivos por los que prestar especial atención. Esos chicos, además de disputar el campeonato mundial, se estaban jugando el futuro de su país.

Los detalles de todo lo acontecido ese año, y cómo ese partido terminó dando el mazazo definitivo al Apartheid, los podemos analizar gracias al trabajo concienzudo de John Carlin. Periodista de oficio y corresponsal para el The London Independet durante los años de la construcción de la nueva Sudáfrica le permitieron escribir El Factor Humano. Y ese factor se refiere al poder que ejercen determinadas personas sobre el resto y que parecen nacer con un propósito predestinado. Personas que tienen un don especial y que de forma deliberada toman la responsabilidad de salvar a una nación. Personas como Nelson Mandela.
El Factor Humano nos brida la posibilidad de conocer la vida de Mandela desde sus inicios revolucionarios contra la discriminación racial, pasando por sus 26 años en Rooben Island encerrado en una prisión de blancos y como se forjó su posterior victoria electoral. Una victoria basada en el perdón. En un perdón que debía conseguir y arrancar de todos los negros sudafricanos hacia los blancos afrikáners. Sólo así y gracias a la llamemos magia Mandela, se consiguió que los negros pudieran entrar en los mismos lavabos que los blancos, que pudieran ir a los mismos colegios o lo que parecía imposible: perdonarse los unos a los otros años y años de odio. read more

Moon

Tardé 7 horas en darme cuenta de que había estado ante una obra maestra. Vamos, una noche de sueño. Rara vez me sucede algo así, una película o te gusta o no te gusta, pero con Moon la cosa fue diferente. Fue como una aspirina de efecto retardado, no noté sus efectos hasta el día siguiente.

Los humanos en esa carrera hacia la destrucción total, han encontrado una nueva fuente importante de energía, pero esta vez lejos de la tierra: en la luna. Gran maquinaria pesada se encarga de recolectar la energía que será enviada a la tierra a través del espacio. Para manejar todo eso, un hombre destinado durante tres años a nuestro amado satélite, se encargará de realizar los envíos y de controlar con denuedo todos los dispositivos electrónicos necesarios. La soledad de ese hombre sólo queda interrumpida por un robot dotado de cierta inteligencia. Su vida allá arriba no es muy diferente a la que podríamos tener cualquiera de nosotros aquí abajo. La rutina le salva de la monotonía: cinta para correr por las mañanas, mesa de ping-pong individual, café, alubias en bolsa, películas por la noche y algunas comodidades adicionales como que le corte el pelo un robot. Algo está fallando en algún dispositivo de comunicaciones que impide que Sam Bell –nuestro personaje- se pueda comunicar en directo con la tierra y sólo algunos mensajes de video y ecorreo en diferido le mantienen en contacto con el mundo que abandonó. Su mujer y su hija esperan en la tierra pacientemente su regreso y así incluso, superar algunas de las dificultades matrimoniales que padecían previamente a la misión lunar. read more

Zimmer & Nolan

Cuantos minutos de deleite nos entregan los grandes compositores de bandas sonoras: Ennio Morricone, John Barry, Michael Nyman, Hans Zimmer… y es de este último es del que quería escribir. Por que las casualidades -o no- de la vida han convertido a este genial compositor en la pareja ideal de Christopher Nolan, rematando musicalmente hablando las geniales creaciones del director anglosajón.

Ambientaciones soberbias, tratamiento exquisito de la luz y del color, guiones bastante buenos y un largo etcétera de adjetivos todos positivos describen la relativa corta carrera de Christopher. Corta aunque prolífica carrera en relación a su juventud, pues nacido en 1970 ya nos ha regalado obras especialmente reseñables. Destaco Memento, Batman Begins, Batman el Caballero Oscuro y Origen. Y es que estas tres últimas tienen algo en común: Hans Zimmer. Y es a donde yo quería llegar. No es tanto explicar lo geniales que son sus composiciones en multitud de películas sino en centrarme en sus últimas creaciones junto al Nolan. Ambos crean el cóctel perfecto donde combinan idóneamente la obra filmada con la musical, arropando la banda sonora excelentemente la acción de la película. read more

Flirteando con el desastre

flirteandoA veces hay recuerdos que es mejor no rememorar. Aquel libro que te leiste, o aquel juego que tantas horas de diversión te proporcionó. Pues esta vez ha sido aquella película que tan a menudo recuerdas, al volverla a ver, decepciona. Es el caso de “flirteando con el desastre”, que con un título que deja entrever sus intenciones, me ha dejado con un sabor agridulce. Agri por aburrido de la trama y guión y dulce por ver a una Tea Leoni, una Patricia Arquette y un Ben Stiller tan jóvenes. Y es que la cinta, que data del 96, tiene un valor intrínseco dada su fecha de estreno, puesto que al bueno del Stiller, ya lo conocemos en todas sus facetas cómicas, pero en este film aún estaba por descubrir. Se me olvidaba, la película trata de una familia que trata de encontrar a los verdaderos padres de él, y que mediante una asesora familiar deber recorrer medio Estados Unidos. En ese viaje, a Mel Coplin, se le olvidará al razón de su búsqueda al ir detrás de las piernas de la Leoni. Increible la aparición del ya desaparecido Alan Alda, que gran actor, me encantan sus gestos. read more

300

300Tantos días con el film en la cabeza y ahora escribir un post sobre el, se me antoja perezoso. Me limito a decir sólo una cosa: Brutal. Y digo brutal no en el aspecto más básico del comportamiento humano, sino en la sensación que uno recibe mientras y después de la película. Y es que tanto la imagen tratada digitalmente, como el argumento como la escenificación y los personajes son soberbios. No puedo quitármela de la cabeza y en ese intento me doy cuenta de que entregarse es lo mejor. La batalla de las Termópilas es eje central de la película, donde 300 espartanos lucharon contra los persas para no dejarse invadir. El brazo político espartano abandonó a estos soldados criados desde niños para matar defendiendo sus libertades. La interpretación del cómic de Frank Miller sirvió de inspiración al director de la cinta Zack Snyder para alcanzar las mejores y las peores críticas. Nunca llueve a gusto de todos. Leónidas, rey de Esparta lucha en una batalla descompensada en número cuando no en victorias. Miles de persas no pudieron con Leónidas y su gente. Sólo falló una cosa. El hambre de venganza y la desazón de un soldado espartano descartado al nacer que al no poder luchar con su pueblo, se une al enemigo mostrando la puerta trasera del ejército invencible. Jerjes, los Inmortales, las criaturas monstruosas, las definición de las batallas, luchas a tres bandas, … increíble. En VOSE es como mejor se disfruta. La cinta está íntegramente rodada en chroma y en unos estudios canadienses salvo una escena de caballos a trote. Parece imposible. El efecto sobrizo del filme es genial a tenor del cómic, incluso he encontrado un blog donde explican cómo aplicar filtros en Photoshop para crear el mismo efecto. Tendremos que esperar al 25 de septiembre para poderla comprar en DVD o HDDVD-Blueray. Creo que voy a desesperar, la necesito en mi estantería. La edición coleccionista en caja de metal con libro. Pocas veces puede uno decantarse, pero cuando a partir de ahora piense en las mejores diez películas de mi vida, 300 estará dentro de la lista. read more