PlayStation 4 and HDCP

When I bought the AverMedia Live Game Portablxe almost two years ago, the main requeriment was just one: Be compatible with PlayStation 4. And reading its brochure, certainly it was. So once my new and bright PS4 arrived to home, checking whether that information was true, was the first thing I did. And yes, it is true but as usual, the way was not easy and if you are in the same situation as me, probably you need to know something. Read more.

Una semana con mi PlayStation 4

Prácticamente hoy hace una semana que la PlaySation 4 aterrizó en casa. Una semana que he vivido con pasión tras una espera de aproximadamente un seis meses. Quería abandonar la PS3 habiendo jugado a todo lo que quería y lo he conseguido. Así que solo era cuestion de tiempo que llegase a mis manos. Y de dinero, claro. Porque desembolsar cuatrocientos euros en un chisme para jugar, no es ninguna tontería. Pero bien los valen. Contaré cómo ha sido mi experiencia con la consola japonesa estos primeros siete días. Con mis sensaciones y como siempre, con mi espíritu crítico y objetivo. 100% mi opinión.

Las tabletas enterradoras de ordenadores portátiles

Adaptarse o morir. Los dinosaurios no se adaptaron y desaparecieron. Ahora les toca superar la prueba a los ordenadores portátiles. Pero ya han muerto. Siguen colmando anaqueles y expositores de grandes superficies comerciales alardeando de ser primicia. De todos los colores, tamaños y precios, aún no saben que han muerto. Lentamente se han visto superados por los teléfonos inteligentes y las tabletas y ahora sus finos diseños y atractivos plásticos ya no son reclamo más que para aquellos que aún llevan jersys con rombos y lucen bigotes tan espesos como dura es su mollera. Si además quieres dotar a tus dispositivos móviles de agilidad al teclado, entonces los teclados bluetooth o las fundas que integran teclado son el accesorio definitivo. Y de eso os quiero hablar: de cómo he sustituido mi portátil sin haberme casi dado ni cuenta.

Asus Zenfone 5

No voy a egañar a nadie: que cambiase de teléfono móvil hace una semana sólo fue por un motivo, mi Sony Xperia SP feneció. Algo relacionado con la batería provocaba que el móvil se resetease ante la menor demanda de intensidad. Esto era desde una llamada a un simple mensaje de texto. Conectado a la corriente todo bien, pero en el bolsillo bajar del 95 porciento de batería me llevaba a maldecir al fabricante japonés. Cambiar la batería no era viable, pues al encontrarse integrada en el terminal, me veía obligado a desmontar no se cuántos tornillos, conectores y plásticos. Ver cómo alguien lo hacía en un video, me llevó a valorar muy mucho mi atrevimiento; desmontar, cambiar batería y montar no me suponía ninguna garantía de éxito. Además, tendría que gastarme casi 30 euros en la batería. No lo veía claro. Así que como si teléfono no puedo vivir -de hecho, casi ni existo-, pues me lancé desesperadamente a la busca y captura del móbil ideal. Y eso, para alguien como yo siempre es difícil. La relación precio-prestaciones me obsesiona sobremanera, así que os cuento qué me llevó al Asus Zenfone 5.[...]