No son pocos los medios que andan quejándose de un tiempo a esta parte de la falta de creatividad en los videojuegos. Es cierto que salvo algunos artefactos nuevos como el Kinetic –algún día hablaré de mi experiencia- la aportación en material de innovación y creatividad es prácticamente nula y sólo el hardware es capaz de cubrir esa carencia. Pero llegados a este punto ¿necesitamos los jugadores ideas nuevas? Si una fórmula funciona ¿es necesario evolucionarla? New Super Mario Bros Wii nos demuestra que no.

Un juego de plataformas es simplemente eso, un juego de plataformas: correr como un poseso hacia la derecha brincando y disparando evitando caer por un agujero o en las fauces de un cocodrilo. Y resulta, que a los que nos gustan este tipo de juegos, nos gusta que sea así, y no de otra forma. Experimentos en 3D o gráficos espectaculares sólo sirven para aderezar un producto que a la postre, divierte por ser como es en su esencia más básica. El resto, es attrezzo que sólo sirve para decorar un producto y cubrir ventas.

Quizás New Super Mario Bros Wii – de ahora en adelante NSMB- podría ser un poco más de lo mismo y se le podría acusar de continuista, pero realmente el juego ha cumplido con mis expectativas. Pasados los años, Mario sigue en forma y cumpliendo su 25 aniversario su futuro está asegurado. En NSMB los plataformeros vamos a disfrutar de lo lindo, máxime cuando su nivel de dificultad nos permite avanzar con una progresividad muy modulada y correcta. Saltar sobre interrogantes, correr, montarnos en animales, nadar, volar con hélices, disparar y agacharse serán movimientos imprescindibles para llegar al final del juego. Aunque huelga decir que el tan progresivo aumento de nivel de dificultad se dispara sobremanera en la última fase. Es realmente de locos. Su dificultad es tan elevada que creo haber necesitado 3 horas para superar el nivel. No acto para cardiacos… casi me pongo a llorar cuando me lo terminé.

Como es costumbre, el juego ofrece la oportunidad de volver a intentarlo tantos “continues” como sean necesarios pero si se juega a dos jugadores y ambos se quedan sin vidas, se debe volver a comenzar el mundo desde el principio. Para evitar tan engorroso inconveniente encontré un truco. Es mi aportación: cuando el jugador A tiene una sola vida y el jugador B también, basta con que uno de ellos se burbujee pulsando el botón A y el otro se suicide. De esta forma terminaremos con el intento pero dispondremos de vidas para el jugador B y así evitar comenzar el mundo otra vez. Lástima que el truco lo descubriese casi al final del juego.

Y como me he quedado con ganas de más plataformas, pues ya tengo en mi estantería esperándome precintado Donkey Kong Country Returns. Pero esa, será otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *