LukeCage2

Rosario Dawsonia Marvel es (o era) decidida como mínimo. Que si ahora los derechos son de Disney o de la madre que los trajo, poco importa. El mérito es de Netflix, que tiró adelante con Jessica Jones, Daredevil o el mismísmo Luke Cage, del que quería escribir hoy aquí.
Con un fuerte sabor negro del Bronx, una banda sonora soul que te mueres, una escala de grises infinita de justicia y unos personajes que brillan a la altura del cielo, la serie en sus dos exquisitas temporadas, brilla como el sol sin aflojar ni un rayo. De hecho, y aunque nuestro protagonista encarnado por Mike Colter se deja la piel, es superado -casi arrollado- por las interpretaciones de secundarios de la talla de Mahershala Ali, Rosario Dawson, Alfre Wood o Theo Rossi. Y Simone Missick, papelón de Oscar.
Es de esas series donde el protagonismo se reparte por igual entre todos. De esas series que te atrapan en una atmósfera tan inverosímil como real que a ritmo de puñetazos y drogas, te reconforta con el deseo de justicia que tan gustoso encuentro en cualquiera de los The Defenders. La tercera temporada se ha visto truncada con la compra de derechos y tal, pero es necesaria para dar encaje al final de la segunda temporada. Es de obligado señores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *