DosMonstruosJuntos

Es inevitable andar preconcibiendo la lectura de una novela de Boris Izaguirre con su persona. Alguien tan público como él, irremediablemente condena su escritura a muchos niveles. Para empezar su homoxesualidad seguro que condiciona en mucho a cualquier lector, pues lo primero que uno piensa es que las andanzas amorosas de cualquiera de sus obras -o al menos la que nos ocupa- gira entorno a líos de pantalones. Luego lo descarado que es él, que si alguno de sus rasgos predomina sobre otro, es el de desinivido; y extrovertido. Su amaneramiento, su provocación y su desparpajo configuran una personalidad que luego resulta no casar con lo que uno espera en Dos Monstruos Juntos. Sí, decididamente la novela la ha escrito Boris, se le nota mucho, pero de primeras, lo que uno debe sacudirse nada más abrir el libro son los prejuicios. Luego, disfrutar de una buena historia.
Dos Monstruos Juntos gira entorno a la relación de una mujer y un hombre de éxito, que flirteando con la corrupción deciden hacer negocio en el mundo de la cocina. Afamados en España desde sus inicios en Barcelona, se lanzan a una aventura vertiginosa en Londres, ciudad mundial del dinero. Los éxitos cosechados en Nueva York no hacen mas que afianzar los lazos que les unen a la pareja y que a la vez los condenan. Ella, voraz, ambiciosa y sin escrúpulos, contiene la honestidad de él, que ensimismado en su profesión, desea tomar las riendas de su relación aparcando escarceos nocturos, relaciones interesadas y lujos venidos con malas artes y fraude. Todo esto rodeado de lujo, marcas de moda, aviones privados y mucho alcohol.
Bien escrito, con buen ritmo, con una historia creíble, el libro de Boris derrocha buen hacer y bravuconería. La experiencia de un hombre viajdo se plasma en las vidas de unos protagonistas rotos que no saben a dónde ir. Si he de volver a leer un libro del Izaguirre, el próximo lo haré con una predisposición distinta. Más interesada y optimista. Sin condiciones; no cabe duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *