TrueDetective3

La segunda tercera de True Detective no superó a la primera. Sí tuvo momentos brillantes, fue una gran historia, pero le faltaba ese punto que solo Matthey y Woody saben darle. Ahora la tercera se estrena con un Stephen Dorff en todo su esplendor y un Mahershala Ali en su mejor momento. Ambos actores, al igual que la temporada entera, va de mucho a menos poco a poco. Apagándose y desluciéndose hasta alcanzar la oscuridad. Todo ese arranque bestial que nos acompaña durante los dos y tres capítulos es todo lo que tenemos. Luego llegan los peros, los puntos flacos, las piezas que se aguantan por los hilos -incluso se rompen-, las idas de olla y las venidas a menos.

Es una buena ejecución. También la buena fotografía, la ambientación e incluso el ritmo siguen la estela de ese opera prima que fue la primera temporada, pero acaba decepcionando. Muy solemne con el caso, los niños desaparecidos… pero ni el nudo ni el desenlace están a la altura. Lástima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *