lacadena

Vuelvo: Detesto los mensajes ¡El libro del que todo el mundo habla! Pues así es como describen La Cadena. Tampoco no me valen un buen puñado de recomendaciones de periódicos y escritores haciéndose elogios entre sí, diciendo que una vez empiezas el libro no puedes para de leer. Eso esta muy sobado y de manido que es, que me da vergüenza ajena por aquellos que se prestan a semejante chupa———-. Pero como Don Winslow también dice que es canela, pues quizá merezca la pena intentarlo. Total, empiezo a leerlo y si no cuaja, a por otra cosa. Pero resulta que es verdad, que arranca duro, empuja fuerte y no desfallece hasta casi el final, donde reposa para compensar tanta adrenalina.

Pero que sea una novela negra trepidante, tampoco no sabría decir si es bueno. Osea, ¿si es rápida y frenética gusta? ¿Si es lenta y pausada no? Bueno, todo en su medida, pero el consumo de lo que sea, especialmente de la lectura, al por mayor y sin respirar, no me hace. Y Adrian McKinty te lleva al límite en esta obra. Te exprime sin piedad y te hace saltarte líneas, párrafos, hojas… bueno, sin pasarse, pero es aniquilador. El ritmo es contra-natura y te absorbe como un vórtice en una historia bien hilvanada prácticamente sin peros. Algunas coincidencias demasiado casuales, tecnológicamente discutibles algunos puntos, y algún flojeo que no resiste a la realidad cuando impacta con la tinta de la pluma de Adrian -¿en serio accedo a la red oscura y compro pimpam?-.  Pero poco importa, el espectáculo está servido, y La Cadena es un tren sin estaciones que avanza echando humo sin conductor. Protagonistas luchadores, rotos, sacrificados, idos y venidos… bien construidos. Un argumento tenaz, construido desde la documentación y la poderosa arma de la creatividad malévola. Entornos bien descritos que bailan por la costa nordeste americana arropando vidas al límite. Es en definitiva, un despliegue animal para una obra que pone en aprietos a los grandes. Hasta sobrepasarlos en algunos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *