bosch-banner

Para bien o para mal, Harry Bosch ya tiene cara. Los lectores de la saga de Michael Connelly ya no tenemos que tirar de imaginación o de las escasas descripciones que el escritor nos regala con cuenta gotas en sus novelas para componernos una imagen de su físico. Harry tiene serie, y en su quinta temporada el guion es tan sensacional como cualquiera de sus libros: denso, enredado, eficaz, puro y brillante. La interpretación de Titus Welliver y Jamie Héctor es de galardón, con unos secundarios a los que se les coge cariño en unos pocos capítulos. El topicazo cansino de “el libro es mejor”, aquí se rompe en pedazos, dando paso a complemento a la lectura de obligada revisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *