Homecoming

Sin duda volver a ver renacer a Julia Roberts, aunque sea en la pequeña pantalla, entrañaba un aliciente extra a la serie. Que Homecoming lo estrene Amazon resultaba una interesante apuesta más que la compañía de las cajas marrones está depositando sobre sus clientes para empujar su plataforma de video. Que ya sabemos que su apuesta es fuerte desde hace tiempo, y uno incluso podría prescindir de Netflix o HBO como plataformas a poco que pueda resistirse. Pero es que Homecoming tiene ese punto rarete que tanto me atrae y que parece imantarme irremediablemente: gusto por la estética, de contar las cosas por partes y gustar de una banda sonora inquitante. En cierta manera los guiños DavidLyncherianos están presententes y son percibidos subliminalmente con gran frecuencia, pero atrevido que soy, mejorando incluso el producto final. Porque aquí, todo cuadra.

Dicen que las series de muchas temporadas y muchos capítulos han muerto. Que lo que se lleva ahora es una sola temporada y de entre seis y diez capítulo de a hora por cada. Y Homecoming desde luego se ciñe al dedillo. Mejorando la longitud de una película donde muchas veces incluso tres horas no dan lugar a explicar todo o a familiarizarse con los personajes, las cinco o seis temporadas con veinte capítulos te hipotenca medio año incluso si te pones en serio. Así que esta nueva fórmula, pues me encaja. Si además, te encuentras con un hilo argumental bien definido, una actuación sublime -hablo de la Roberts- y una filmación que prácticamente es un experimento audiovisual, pues prácticamente tocas el cielo. Muy muy recomendable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *