Reina Roja

Pocas veces puedo empezar a escribir sobre un libro describiéndolo como uno de los mejores que han pasado por mis manos en los últimos meses. En términos generales su calidad es buena sin ser excelente, su argumento atrapa sin arrancarte las uñas, su ritmo es bueno sin dejarte sin aliento, su prosa es ágil y protagonista pero sin hacer historia…pero es una novela de aquellas que tiene ese algo que te deslumbra. Que te hace sentir que estás ante algo especial. Es el libro que me hubiese gustado escribir a mi.

Desde luego, y para empezar, lo primero que hay que reconocerle a Juan Gómez-Jurado es lo bien que se gana a los lectores a través de sus protagonistas: Una mujer menuda con una inteligencia superior a la media, y un policía homosexual fortachón en horas bajas. Todo lo que gira alrededor de ellos es grosería, maldad y misterio. Pero ellos sobreviven creando sus mundos ajenos y sufriendo su propio dolor. Pero no se rinden.

Juan tiene un estilo ligeramente provocador, actual, directo y -con perdón- jodidamente fresco. Lleno de recursos, agilidad, compadreo, pero también con un punto barrio-bajero, macarra y socarrón. Es digno de alabanza por abrir prácticamente un estilo propio y transgresor que fulmina a base de celulosa la tradición y el chavaquerismo de algunos escritores en boga.
Historias paralelas que transcurren en el mismo momento, personajes que se cruzan, que entran y salen, capítulos de cuatro párrafos, ritmos que se quiebran y mucho misterio. Todo empaquetado al ritmo de mambo con una tercera parte endiabladamente rápida que te deja sin yemas en los dedos al pasar las páginas.

También quiero destacar que el escritor me ha vuelto a arrancar alguna sonrisa delante de un libro, que ya es difícil con la rancio que soy. Y de lo castizo que resultan algunas escenas en Madrid y sus barrios y lo brutote de los de Bilbao. Que de acostumbrado a leer escritores de lengua no hispana como que he agradecido leer las miserias propias. Con los brazos abiertos, Cicatrices… espérame que voy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *