Sneaky Pete

Nadie puede negar que el rostro de Giovanni Ribisi es encandilador. Y como lo es, pues le viene como anillo al dedo para interpretar en Sneaky Pete a un timador de competición. No me refiero a robar carteras o vender seguros de vida inexistentes a viejecitos de puerta en puerta; él no se conforma con pequeñeces, está especializado en robos y timos de gran altura. Pero tiene la costumbre de timar y meterse en líos todo a la vez. Y es que su ambición no tiene límites. La primera temporada es oro puro, y brilla de principio a fin. La segunda no goza del mismo tirón y pierde fuelle casi desde el principio para deshincharse a mitad de temporada para remontar el vuelo casi casi al final. Una pena.
Pues Ribisi encarna a Marius Josipovic, aunque en realidad éste adoptará la identidad de Pete Murphy al salir de la cárcel antes que él. Le suplanta para presentarse en la casa de sus abuelos que hace la tira de años que no le ven y así encontrar cobijo en un lugar donde comenzar su vida. Y esconderse de su pasado. El verdadero Pete le contó en la prisión todo lujo de detalles de su infancia en casa de los abuelos, y Marius que es más listo que el hambre, los utilizará para engatusar a los abuelos de ese pobre recluso. Más tarde se dará cuenta de que el negocio de pago de fianzas de sus abuelos también tiene su miga, y aprovechará toda ocasionar para beneficiarse de la situación.
La serie está interpretada sobresalientemente por Ribisi, y el resto de personajes está igualmente elaborado, con insuperables interpretaciones de actores de modesta fama como la preciosa Marin Ireland, la tierna abuelita Margo Martindale o el juez bueno de The Good Wife interpretado por Peter Gerety. Personajes bien elaborados y un guión bastante torciero pero consistente, se reúnen en una serie de Amazon que con dos temporadas y una tercera aprobada me ha dejado un sabor de boca bastante aceptable. A pesar de lo que digan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *