El lado oscuro del adiós

ElLadoOscuroDelAdiosJusto cuando la carrera policial y de detective de Harry Bosch parecía que estaba a punto de llegar a su fin, Michael Connelly vuelve a la carga con otra extraordinaria entrega de la saga: “El lado oscuro del adiós”.  Los que seguimos la trayectoria de Harry, y después de tantas novelas, siempre sentimos que en algún momento de forma abrupta, habrá un libro que nos romperá el corazón. El día en que Harry morirá o se retirará. Por eso cada vez que comienzo a leer su última entrega, pienso que puede ser la última. Pero no es el caso. En esta nueva publicación, Harry no solo se conformará con una buena historia, si no que serán dos.

Harry ahora reparte sus días como detective privado y como voluntario en el Departamento de Policía de San Fernando. Fuera de la edad propia de un policía, su carrera profesional se nutre de pequeños casos privados y de ayudar en el DPSF a los detectives a juntar piezas. Como detective será contratado por un rico empresario a punto de morir que busca un hijo que dejó atrás cuando era joven para dejarle su herencia. Y como voluntario de la policía ayudará a encontrar a El Enmascarado que durante meses viola a mujeres con una máscara de lucha mejicana. Dos historias que transcurren paralelamente y que como en la vida de cualquiera de nosotros y dados los tiempos que corren, deben compaginarse para hacer más en menos tiempo. Carreras contrareloj que llenan páginas de buen ritmo, sorprendentes giros y talento a raudales.

La calidad de las novelas de Michael Connelly no tiene límites. Sus obras destilan un savoir faire pata negra, donde de cada página emana un fuerte y denso olor a novela negra inconfundible. Además de bien escrito, los detalles policiales de las investigaciones son pequeñas obras de arte del género que te sorprenden y te dejan con la mirada extraviada en un punto fijo del horizonte. Es casi obligado detenerse en la lectura y saborear la historia a fuego lento. Disfrutando de cada minuciosa pesquisa, de la intriga de lo que sucederá en el siguiente párrafo e incluso de saltarte líneas para llegar antes a los diálogos. Es inaudito.

Y todo con un estilo muy personal del que Connelly hace gala desde el principio de sus obras. Y es que sólo él, es capaz de crear novelas policiacas sin apenas tiros, persecuciones en coche o conflictos resueltos a puñetazos. Aquí solo encontrarás pullas entre compañeros, trabajo concienzudo, investigación con litros de cafeína e interrogatorios bien trabajados.

Aprovechando que mi suscripción de Amazon Prime aún sigue vigente, creo que ha llegado también el momento de afrontar algo muy grande: Harry Bosch, la serie. Tengo auténtico pánico por no sentirme defraudado. Sé que el Connelly ha estado detrás de todo para no dejar cabos sueltos y que la serie represente lo que debe representar, pero aún así, tengo pánico. Insisto. Hablaré de ello aquí cuando termine la serie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *