Fargo, la serie

FargoSi alguien me preguntase por el argumento de la excelente cinta de los hermanos Coen, aquella que en 1996 recibió el nombre de la ciudad más famosa de Dakota Norte, solo recordaría imágenes de alto contraste, nieve y sangre. Y es que Fargo ya vio la luz hace mucho tiempo y aunque el recuerdo era dulce y rompedor, apenas puedo encadenar la historia. Muy confuso todo. Pero a pelo y sin volverla a ver, me he lanzado con la serie que pretender dejar el listón igual de alto. Y vamos que si lo hace.

Por ahora, Fargo la serie, cuenta con dos temporadas. Son historias independientes pero que comparten la nieve, pueblos pequeños y unas oficinas pequeñas del Sheriff que se deben enfrontar a algo más grande de lo que pueden asumir.

La primera temporada tira de puro ingenio. Un tipo amargado vendedor de seguros, pierde los estribos y comete una locura. Ayudado por un asesino a sueldo, la cosa se complicará de mala manera hasta alcanzar un punto cómico. Mientras, el sheriff y su ayudante tratarán de recopilar pistas y seguirlas de forma también casi de risa. Pero no os engañéis, hay mucho sufrimiento y el espectador padecerá lo inimaginable por la vida de las buenas personas. Las que caen en las manos de los tipos sin escrúpulos. Moscas atrapadas en la tela de una araña.

La segunda temporada, cambia radicalmente de argumento, para incluso ubicarnos treinta años atrás en una lucha de bandas por el control de un territorio. Lo mismo, un sheriff desbordado por los acontecimientos y un matrimonio que se ve implicado sin quererlo en medio de todo. Esta segunda temporada es más visceral, menos argumento y más sangre. La dirección de la cinta parece disfrutar abusando de la inhumanidad que inunda las almas de sus personajes.

Pero es que lo mejor de todo, o lo peor -mejor dicho-, es que se basa en hechos reales. Acontecimientos que bañaron de sangre pueblos acostumbrados a la tranquilidad y sumidos en el buenísimo de sus conciudadanos. Acontecimientos que se narran de forma magistral para volver a ocupar el cajón más alto del medallero del cine. Oro puro. Y del elenco de ambas temporadas casi me olvido: canela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *