Beats EP: Toda la verdad

beatsepbydreYa desde niño y  entrando en la adolescencia, el amplificador de sonido de alta fidelidad de casa siempre lo configuraba con los graves y los agudos en su posición máxima. La ecualización en forma de V continúa siendo norma en mis gustos musicales, por lo que cualquier dispositivo que reproduzca música que pase por mis manos, no dudo en configurarlo de esta forma. Resaltar profundos bajos y cristalinas voces me pierde. En el camino perdemos algo de detalle en los medios, pues como en muchas otras cosas, no se puede tener todo, pero por encima de cualquier predilección, lo mío es los bajos y los altos desarrollados a máxima plenitud. Algunos puristas podrían insultarme o criticarme por semejante osadía. Que para un audiófilo mis gustos son como un escupitajo en la cara. Bueno, pues si con eso los críticos no tenían suficiente material, ahora van a tener que leerme unas cuantas líneas más alabando los auriculares Beats. Odiados por muchos y alabados a partir de ahora por un servidor. ¡Más madera!

¿Se puede ser un audiófilo y disfrutar del sonido Beats? Claro que sí. La costumbre amplihabitual de los tildados eruditos de la alta fidelidad de oponerse a todo a lo que suene a novedad o innovador es lamentable. Yo podría reconocerme entre ellos cuando alguna vez me he postulado muy en contra de los archivos mp3 y de la compresión con pérdida, pero que voy a decir, los tiempo que corren en cada momento propician unas tecnologías que luego evolucionan y abren nuevas puertas. Lo que no es de recibo es criticar sin probar. Y eso es lo que he tratado de hacer estos días después de leer ríos de tinta -o de píxeles mejor dicho- sobre el tipo y la calidad del sonido Beats.

Después de tragar por un tubo anuncios y campañas de márketing de Beats, es más que normal que podamos desarrollar una especie de animadversión hacia sus productos. Deportistas, modelos y cantantes no paran de lucir sus auriculares en sus orejas o colgando del cuello. Y es que el dinero que la marca se deja en mercadotecnia es ingente. Salvaje. Pero les funciona. Baste con escribir en Twitter una etiqueta que empiece por Beat… y aparecer miles de resultados relacionados. Firmas tradicionales de auriculares de alta fidelidad como AKG, Sennheiser, Grado o Audio Technica no tienen ningún reparo en vender productos de alta gama por miles de euros sin ningún reparo. Los profesionales y críticos clásicos del sonido les alaban y dedican buenas críticas estableciendo buena relación precio calidad a pesar de que unos auriculares cuesten más de dos mil euros. Pero que lo haga Beats les suena un engaño y no dudan en repetir una y otra vez que si basura esto, o basura lo otro.

Dicen que Beats añade piezas innecesarias de mayor peso para dar sensación de calidad al producto, que el margen de beneficio es brutal, que son carísimos para el sonido que proporciona o que es un producto de moda y no de música. Son unos amargados. Como si Nike, Nespresso, Audi o Apple no hicieran lo mismo. Aquí la cuestión a debatir es muy compleja, pero algo que para mí resume todo y que al final es lo que cuenta es lo que yo llamo EXPERIENCIA. La experiencia definitiva y completa que te otorga un producto. Desde que lo desempaquetas hasta que lo consumes durante cinco años. Pasado un tiempo, queda un poso que define un producto y esa experiencia completa es la que marcará si el precio pagado ha merecido la pena o no. El precio que sea.

Desde la llegada de los DACs y de los reproductores de alta resolución, el mercado está revolucionado y revolucionando. Lo tradicional debe dejar paso a nuevas tendencias y éste , no puede limitar al consumidor con críticas amargas. Ayer compré el Beats EP y desde el minuto cero estoy asombrado. Llevo dos días con una sonrisa estúpida en la cara que no me la quita nadie. Los EP son los auriculares de entrada de la gama y aunque baratos no son, algunos corriendo ya se han lanzado a criticar y a sentenciar que por cien euros tienes auriculares mucho mejores. Pues me gustaría que me pusieran ejemplos de esos auriculares que suenen con los graves de los EP, con la claridad de los EP, con el diseño de los EP y con sus acabados. Y no quiero SONY, Pionner o JBL reguleros. Productos tradicionales que venden más de lo mismo a precios que seguramente tampoco corresponden a la calidad que pagas.

beatsepEn el mercado han irrumpido marcas estupendas como Marley, SkullCandy o Sol Republic que merecen un lugar. Un lugar donde el buen sonido y el buen diseño se fundan en un abrazo sin remilgos. Los EP suenan rotundos. Suenan limpios, potentes, fuertes y cristalinos. Tienen escena y profundidad. Los medios son justos si tu género tira de muchos instrumentos como en la música clásica, o del rock ochentero donde todo suena en el mismo plano. Pero en jazz vocal o instrumental, en música electrónica o con tintes o el pop, los EP suenan gloriosos. Los EP te sitúan en la primera línea de un concierto. En el centro donde las cosas ocurren. Que nadie trate de engañarte. Pruébalo tú mismo, y si no te gusta, deja a los demás disfrutarlo.

Deja un comentario en: “Beats EP: Toda la verdad

  • 9 mayo, 2018 en 11:55
    Permalink

    Tú estás muy sordo, demasiado sonido en tus oídos!1

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *