Fiiox3andcia

fiiox3aloneTodo es culpa del Fiio Alpen 2. Él DAC comercializado por la compañía china inauguró en mis oídos el sonido en alta resolución hace menos de un año, en agosto de 2017. El Alpen 2, con 200 mW de potencia ofrece una amplificación de auriculares sobresaliente, además de convertir lo digital en analógico con una pureza escandalosamente deliciosa. Tras varios meses de disfrute y experimentación, he llegado a alcanzar límites insospechados de calidad redescubriendo coros, instrumentos y notas en algunos álbumes que ahora recobran vida después de tantos años.

Todo tiene mucho que ver con el tratamiento que el Alpen 2 hace en la conversión, y también con la potencia con la que envía la señal a nuestros auriculares. Y en esa línea, el formato de audio y la calidad del mismo era un asunto de capital importancia. Y es que la alta resolución comienza a partir de la calidad de un disco compacto, es decir, 44khz de muestreo con 16 bits de resolución en PCM. Y aunque esta calidad es muy suficiente para la mayoría, indudablemente muchos queremos explorar más allá aquellos discos que ahora ya se publican con calidades muy superiores. Y el Alpen 2 nos deja llegar a los 96khz con 32 bis de profundidad en PCM, e incluso los formatos básicos en DSD de 64 y 128 bits, pero ya con un ordenador y no con un teléfono IOS o Android. Contando que podemos encontrar publicados discos con calidades de 192khz a 32 bits y que no tengo pensado arrastrar con un PC para escuchar DSDs, entonces he tenido que tomar la meditada decisión de dar un paso más. Un gran paso. Estoy tratando de decir que hacer casi ya dos semanas que tengo en mi bolsillo el Fiio X3 Mark 3. Poca broma.

El Fiio X3 de tercera generación es precioso. Y punto. Eso es todo lo que hablaré de su estética. Ahora vamos al lío: ¿Por qué me lo he comprado si ya era feliz con el Alpen 2? ¿Realmente necesitaba gastarme 210 euros ya contando con un DAC tan estupendo? ¿Me aportará más calidad aún? ¿Qué haré con el Alpen 2 entonces? ¿Cumplirá con sus especificaciones? Respondo por partes.

Una de las desventajas más importante del Alpen 2, es que como solo es un DAC-amplificador, siempre necesitarás de una fuente que reproduzca los contenidos y los envíe al Alpen. Eso significa que escuchar música significa ir con el teléfono, un cable -dos en realidad- USB host y el DAC. Eso a priori no es un gran problema, pero la autonomía del teléfono es muy inferior a la del DAC, y escuchar archivos de cierto tamaño a según qué niveles de sonido, provoca que su batería dure bastante poco. Incluso en modo avión y apagando el teléfono después de cada sesión, el problema existe. También ya he mencionado que la calidad obtenida final del conjunto teléfono-DAC será de 96khz con 32bits, por lo que el resultado final contando todo lo explicado, tenía ciertas limitaciones técnicas y físicas que me susurraban al oído cosas sucias. Cosas que me hacen gastar dinero.

El Fiio X3 debía llegar a casa para acabar de redondear la experiencia al máximo goce posible y a solucionar esas ridículas pequeñeces que he mencionado un párrafo atrás. El desembolso me frenaba bastante, y el X1 me llamaba con mucha fuerza también por vales la mitad y contar con algunas de las mejoras que ya el X3 me aportaba, como por ejemplo llegar a los 192khz-32bits o aunar reproductor y amplificador en solo un dispositivo aportando ligereza y portabilidad. Pero contaba con tres inconvenientes muy importantes que el X3 no tiene, empezando por la potencia de salida. Importantísimo. Si el X1 o X3 debían reemplazar al Alpen 2, debían tener una potencia similar, y el X1 solo llega a 90 mw quedando muy lejos de los 200 mw del DAC. Eso significa que al máximo volumen no llegaba ni a la mitad de potencia que con el Alpen. Y eso me limitaba fehacientemente. El X3 goza de 160 mw, que ya sí empieza a ser más suficiente pues ya he comprobado que a un 75% de volumen ya alcanzo lo máximo que mis oídos pueden soportar sin que me duela la cabeza.

Luego hay otros inconvenientes que el X1 padece y que aunque no son vitales, son un problema: no soporta DSD de forma nativa y no tiene salida coaxial. Tampoco tiene salida balanceada de auriculares, y su pantalla aunque de igual tamaño que la del X3, es de menor calidad. Los inconvenientes los he enumerado de mayor a menor importancia, y como se puede apreciar, la potencia de salida es un gran problema para mí, siendo el resto de problemas secundarios y de menor relevancia.

En términos generales, el Fiio X3 III es realmente un prodigio. Técnicamente cumple con todo lo anunciado y más. Solo abrir la caja ya la experiencia hace salivar: funda transparente protectora, otra de polipiel, recambios protectores de pantalla, cable usb y coaxial, y todo bien cuidado y envuelto. Se enciendo muy rápido y los botones tienen un tacto preciso y transmiten robustez de construcción. La rueda preside el dispositivo para darnos agilidad en los menús y así poder movernos con velocidad entre opciones y canciones, pero la verdad es que a pesar de que dicen haberla mejorado en esta tercera revisión, no alcanza del todo su propósito, pues es algo torpe y lenta en algunos casos. Casos que ya he detectado y que atacan al corazón verdadero del problema de este X3: su capacidad de proceso. Me explico.

Cualquier archivo de gran tamaño que queramos reproducir con el X3, provocará que todo el dispositivo se ralentice notablemente. Ya no solo moverse por los menús, sino incluso subir o bajar el volumen. Obviamente esto pasa con archivos DSD de 64 -olvídate de reproducir los de 128, 256 y 512-, que siendo bestialmente grandes, provocan que el procesador de reproductor se colapse. La música no se corta ni se atrabanca, que ya sería muy preocupante, pero sí que el rendimiento del dispositivo se retuerce de forma muy clara. Dicho esto, me lanzo con otro de los problemas que el X3 adolecerá a causa de su capacidad de proceso. El ecualizador.

Resulta que el ecualizador, que es muy completo, permite modular nuestros gustos sonoros solo a 44khz y 16bits. Para el resto de calidades y formatos, el ecualizados, básicamente no funciona. No modifica el sonido. He actualizado el firmware a la última versión con la esperanza de que esto solo fuera una broma de juventud, pero no. Confirmado. Dicen los técnicos de Fiio que corregirán el problema, pero yo juraría que el procesador no soportaría ecualizar archivos gordos. Viendo la cantidad de firmwares que salen para otros dispositivos que ya tienen más recorrido en el mercado, quiero pensar que hay mucho camino por delante, pero me parece terrible que esta disfunción acabe siendo crónica. Y ahí es donde enlazo con algo que no me esperaba y que en cierta manera me ha provocado felicidad. Y es que el Alpen 2, por culpa del fallo del ecualizador, vuelve a mi vida para hacer pareja de baile con el X3.

El Fiio X3 mark 3 lo compré para simplificar y escuchar música prescindiendo del DAC. Ahí estamos de acuerdo. Así que si ahora por culpa del fallo del ecualizador debo unir al X3 el Alpen 2 para realzar algunos graves y cristalizar algunos agudos algo apagados, acabaré llevando otra vez dos cacharros en el bolsillo. Problemón. O no, pues la indiscutible potencia del DAC, se ha presente de forma muy directa en cuanto lo comparo con el X3 solo. Quiero decir que tampoco no es una exageración, pero el DAC además de entregar mucha rotundidad, parece que el sonido es más claro y transparente. Aporta una amplificación arrolladora en comparación a la más apagada del X3, además de que éste emite un sonido algo más cálido que en ocasiones para mi gusto musical no me parece tan seductor.

El Alpen 2 venía con unas gomas estupendas y estilosas que se adaptan perfectamente a la fisionomía de ambos dispositivos, además de un separador de silicona que protege de roces a ambos en las partes traseras al unirlos. Y lo mejor de todo es que incluye un cable muy muy corto con jacks de 3.5 para conectarlo entre sí de forma muy compacta e incluso elegante. Así que combinar el DAC con el X3 resulta muy cómodo y aunque deba cargar con ambos, la solución conjunta es muy portátil. Podría prescindir del DAC para el 80% de los casos, pero no renunciaré a un 10 o 15 % de potencia y calidad por la comodidad.

La pregunta que siempre me persigue y que en este caso me corroe es si volvería a comprar el X3 a sabiendas de la situación expuesta. El X1 conectado al DAC podría presentar una buena opción, pues sus carencias a nivel de potencia quedarían suplidas por el DAC, y me acabaría ahorrando 100 euros. Pero por otro lado, nunca podría utilizarlo solo, y no podría explorar opciones que aún no he abierto, como la salida balanceada de auriculares que aún no sé que nivel de mejora me puede suponer o la salida coaxial que sí pienso utilizar en vez de la auxiliar que ahora utilizo. También podré escuchar los DSD sin tener que convertirlos que es un engorro.

Y finalmente el X3 es un DAC también, por lo que aporta un plus si lo necesito conectar algún día a un PC. Unido a que el reproductor me puede durar muchos años y soportar mejoras de firmware más frescas debido a su juventud, la respuesta en frío es que sí he acertado con el X3. Tiene pegas, pero aún sigue compensando. A la larga, 100 euros de más no son un gran problema si me dura más de cinco años. No creo que en el mercado aparezcan productos que ofrezcan mayor calidad cuando incluso la del X3 ya me supera con creces.

2 thoughts on “Fiio X3 mark III”

  1. Hola.
    Pues yo estoy muy, pero que muy decepcionado con el Fiio x3 iii.
    Venía de un iPod touch 4 g de 8 gb de memoria. La falta de capacidad fue el motivo por el que decidí el cambio.
    Al ver tanta buena crítica del fiio me decidí pensando que, como mínimo, tendría una calidad al nivel del iPod touch 4.
    Pero después de probar el Fiio x3 iii durante un mes, opino lo mismo que cuando lo encendí la primera vez.
    Falta de presencia, no te hace sentir la música, no te mete dentro. Por este motivo tiras de volumen para conseguirlo pero los agudos y medios de hacen desagradables.
    No hablo de los bajos porque directamente no tiene y su intentas usar el equalizador peor aún, ya que como bien dices, apenas se nota.
    Tiene detalle, pero nada que otros reproductores, que se supone que están por debajo, no tengan.
    En fin, que no aconsejaría su compra. Al igual que no entiendo cómo puede tener tan buenas críticas.
    Esto del audio es de lo más subjetivo y está es mi opinión.
    Saludos.

    1. Estoy bastante alineado contigo. Después de tanto tiempo, el fabricante no ha solucionado el problema del ecualizador a pesar de haber liberado versiones de FW. Es un GRAN PROBLEMA, pues el EQ solo funciona con archivos de bajo muestreo, y para eso no me gasté 200 euros.
      Por otro lado, el control del volumen es demasiado lento, con demasiadas posiciones, por lo que es torpe e impreciso.
      Bajos tampoco tiene y como bien dices, si subes mucho el volumen el sonido se “rompe”.

      Y entonces, llegados a este punto, podemos hacer dos cosas: o tirarlo o lo que yo hice:

      1. Me compré unos Beats que van de maravilla y refuerzan esa presencia y esos bajos que adolecen.
      2. Le añades un AMP como el Alpen de Fiio para solucionar todas las carencias del reproductor -yo ya lo tenía y con unas gomitas de Fiio queda estupendo-.

      Yo con estas dos opciones, he salvado la situación y reconozco que ahora LO GOZO de lo lindo. El reproductor hace lo que tiene que hacer: reproducir, y además incluso DSD de 64 bits.

      Ahora, si tuviese que volver a comprarme un reproductor HI-Res, NO repetiría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *