Juego de tronos… perdiendo fuelle

Juego_de_Tronos_s6Dejé Juego de Tronos en su cuarta temporada hace unos dos años -en noviembre de 2014-. Por entonces no había más episodios y la quinta temporada se estaba rodando con máxima expectación. Todos estábamos revolucionados e incluso los rodajes se hacían casi imposibles por las turbas de fans que se acercaban para descubrir lo que se estaba cociendo. He leído incluso que llegaron a sobrevolar drones para captar imágenes en pleno rodaje. Enfermizo. Hace muy pocos meses finalizó el último capítulo de la séptima temporada, y decidí retomar la quinta para disfrutar de estar tres temporadas del tirón.

No sé qué dirán los seguidores de la serie, y tampoco la crítica, pero en esta segunda fase que he estado viendo, la serie ha perdido fuerza. Obvio que no podía mantener el ritmo de las primeras temporadas a un nivel tan alto, y solo podía pasar que fuese a menos. Yo así lo siento, pero Juego de Tronos ha girado sus guiones para centrarse muy mucho en los caminantes de la noche, esos tipos con ojos azules que realmente son zombies. Guerreros sin alma con una fuerza sobrenatural y que no mueren si no les aplicas una buena dosis de fuego o vidriagón -si así se escribe-. Las batallas entre reinos siguen ahí, pero ahora deben unirse para luchar contra un enemigo más fuerte que todos ellos. Este hecho me parece que le resta originalidad a la serie y nos hace volver a ver vivos contra muertos, cuando en realidad, lo que nos gustaba de la serie era vivos contra vivos.

Por otro lado, ya no mueren protagonistas a ritmo de jazz. Originalmente en cuanto le cogías algo de cariño a un protagonista, alguien llegaba con una espada y le cortaba la cabeza. O los freían a flechas o quemaban en una hoguera. Ahora nadie parece querer pasarse al bando de los muertos, y seguir luchando por causas cada vez más ambiciosas. Un poco más de lo mismo.

La sexta temporada es con diferencia la temporada más aburrida e insulta de toda la serie, repuntando con algo de fuerza en una séptima con final regulero. Me dejó algo frío, ciertamente. La octava y última temporada se presenta según dicen como una serie de películas que podrían ser cuatro y que abandonará un poco el formato serie. Ya en la séptima los capítulos solo eran diez y algo más cortos, lo cual indica que las historias cada vez son más difíciles de rodar. En fin, que a pesar del gran nivel de la serie, ya no lo veo como algo apoteósico como en sus comienzos, y empiezo a pensar que su final no acabe gustando. Estuvo bien mientras duró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *