Intenciones Ocultas_20180101202041

Intenciones OcultasSupermassive Games nos alumbró el camino de un nuevo estilo de juego que lleva más allá el poder de la decisión del jugador dependiendo de sus decisiones. Con Until Dawn le dio una bofetada a Telltale Games superando a este último en gráfica y artística. También el producto está más redondeado, con un doblaje excelente y una calidad general de triple AAA. Pues bien, ahora llega Intenciones Ocultas (Hidden Agenda), un videojuego que sigue el mismo estilo que Until Dawn pero en un formato más cinematrográfico y adoptando la tecnología que tanto Sony trata de vendernos: PlayLink. El resultado es brillante.

Intenciones Ocultas sale a la venta por menos de veinte euros con la intención de mostrar las posibilidades de PlayLink. O sea, jugar con nuestros propios teléfonos inteligentes en la PlayStation4. Con el teléfono interactuaremos eligiendo nuestras decisiones empujando un cursor de forma muy intuitiva, y realizando algunos QTEs que nos permitirán subir el nivel de adrenalina unos cuantos puntos. El resultado es muy interesante, y permite que varios jugadores con distintos colores puedan jugar a la vez compartiendo el mismo juego.

Por otro lado, la historia de Hidden Agenda es espectacular. Digna de cualquier película policiaca. Encarnaremos a varios personajes, pero principalmente a la detective Becky Marnie, -encarnada por la exuberante Katie Cassidy- quien será la encargada de realizar las pesquisas necesarias para atrapar al asesino que apodan como El Trampero. Este monstruo, quiere vengarse de todos aquellos que le hicieron la vida imposible en el orfanato y a la vez vengarse de los policías que no le ayudaron en aquella infancia. Para ello, utilizará trampas y explosivos para inundar la ciudad de horror.

Por otro lado, la fiscal del distrito tratará de esclarecer con Becky a dónde llevas las nuevas pistas. Ella, Felicity Graves también será uno de los personajes principales que encarnaremos y cuyas decisiones serán vitales para conseguir nuestro objetivo. Como el juego toma todas nuestras decisiones como guión, cualquier mala elección puede llevarnos a un desenlace no esperado. Pero eso ocurre desde el principio, y todo lo que suceda será arrastrado durante el juego para bien o para mal. Está muy bien conseguido, y salvo algún corte abrupto o alguna taza de café mal colocada, la historia transcurre con suavidad.

El final del juego debería concluir con todos nuestros personajes vivos y el asesino atrapado. Eso lo he conseguido a la cuarta vez. Como el juego, a diferencia de Until Dawn, solo dura unas dos horas, es muchísimo más rejugable, por lo que es una experiencia muy innovadora. Por otro lado, el alto contenido cinematrográfico del juego, hace que rejugarlo sea muy interesante, pues dependiendo de muchas elecciones, prácticamente podemos estar ante un juego distinto, pues multitud de escenas quedan reservadas según la decisión tomada. Es muy muy interesante.

Lo que si le resta algo de fuerza y que le diferencia de Until Dawn es el poder controlar a los personajes en las escenas. Quiero decir que no podemos examinar los escenarios moviendo al personaje y explorar los rincones y cajones. Como en Heavy Rain o el propio Until Dawn, esta opción aporta algo de jugabilidad extra que en Intenciones Ocultas  no podremos disfrutar. Aunque opino que adoptarlo es positivo, también reconozco que en muchos juegos la exploración es una experiencia demasiado amenizadora, que solo sirve para entretenernos sin sentido y que la frustración suele colmar mucho metraje del juego. En Intenciones Ocultas  lo ha descartado creo que con buen criterio, y pese a las críticas que se ha llevado por esto, no creo que sean merecidas.

Solo queda que Supermassive Games elabore juegos de este estilo al por mayor, como hace Telltale Games para crear una legión de auténticos seguidores como yo. Creo que no le será muy difícil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *