Rise_of_Tomb_RiderHa tenido que pasar mucho tiempo para que los propietarios de una PS4 podamos disfrutar de Rise of The Tomb Rider. Y aunque a mí se me ha hecho eterno, no ha sido hasta ahora que he tenido la oportunidad de jugarlo. La primera entrega de esta nueva Lara Croft nos dejó boquiabiertos con su calidad gráfica y argumental. Su estilo de juego no era muy novedoso, pero la ambientación y el carisma de Lara hicieron que la magia brillase. La segunda entrega mantiene el nivel muy alto, incluso creo que lo supera.

Al igual que su antecesora, esta segunda entrega destaca por su calidad artística y un doblaje sensacional. Los que buscamos juegos de aventuras, tiros, algo de plataformas y belleza paisajística, encontramos en Tomb Raider todo lo necesario. Sí es cierto que esta saga cada vez se acerca más a la de Uncharted, motivo por el cual pierde algo de originalidad. Los ingredientes que han hecho triunfar al exclusivo de PlayStation, también han conseguido que el originalmente exclusivo de XBOX, haya alcanzado una fama muy reconocible.

Leo que la crítica se ha portado muy bien con este segundo juego, incluso superando en unos pocos puntos al primero, pero yo soy algo más duro. En The Rise of The Tomb Rider se repite demasiado la fórmula de busca-tesoros con ejércitos muy chungos pisándote los talones. Siempre un paso por detrás o por delante, ellos cuentan con camiones, muchas armas, una gran organización,… pero nada de astucia. No saben cómo encontrar las pistas que les lleven al tesoro o lo que diablos todos busquen. Lara, al igual que Nathan, es una vieja loba que lee los mapas, los enigmas y los puzles mucho mejor que nadie, y a esos tontorrones de uniforme solo les queda que utilizar la fuerza brutal. Dinamita no falta. Helicópteros tampoco.

Así y todo, la ambientación de esta nueva entrega es más reducida geográficamente que en la primera. En ésa, estábamos en una isla donde íbamos descubriendo nuevas zonas cada vez más asombrosas. En Rise, los escenarios aunque están más desgeolocalizados, se repiten y te puedes llegar a cansar de dar vueltas entre la nieve y los túneles. Repetitivo pero no para lanzar improperios.

En nivel gráfico destaca por superar a su primera entrega en muchos apartados. Para empezar, aunque algo artificial por el exceso de movimiento, el pelo de Lara es técnicamente una virtuosidad. Las cinemáticas, al igual que en 1886, son prácticamente el juego en sí, y al igual que en este título, adquieren una realidad artística excelente. Eso sí, 1886 era muy regular en la entrega de esa calidad durante todo el juego, y en el de Lara ocurre de vez en cuando. Hay escenas muy mediocres y otras muy brillantes. Si volvemos a comparar con Uncharted, The Rise tiene ese algo que hace que no sea totalmente redondo. Es algo que se palpa, que se siente de forma muy sutil, pero que ahí está. Algún objeto volando, esas escenas que ya he comentado que carecen de majestusidad, …. y en el apartado de doblaje, que aunque es excelente, hay una escena casi del final que no se escucha. Contrastado con otros jugadores.

El apartado musical es muy muy desapercibido, y no puedo destacar nada especial más allá del tema I Shall Rise que cierra el juego con los créditos de Karen O. Muy exquisito.

En definitiva, son unas 18 horas de juego bien nutridas que animan a descubrir retos secundarios, criptas y trofeos. Yo lo he completado al 26%, que aún siendo poco, me siento satisfecho. Los DLCs en este juego realmente merecen mucho la pena, y al haber disfrutado de la edición 20 aniversario, son muy variados y aportan una duración extra importante. Rise of Tomb Rider se queda muy cerca de Uncharted 4, el juego de 2016 por excelencia. Por cierto, ¿soy al único que le parece más sexy la Lara de la primera entrega?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *