ekhen_h9En los tiempos que corren, comprarse una cámara compacta puede resultar algo estúpido. Todos llevamos smartphones en nuestros bolsillos con cámaras muy capaces y podemos disparar fotos con ellos en cualquier momento. Asi que salir una mañana al campo con una compacta suena raro cuando con el móvil podemos capturar todo lo necesario y compartir en el momento con quien queramos. Ahora bien, adquirir una Ekhen H9 es otra historia, pues además de capturar video a 1080 a 60 fps, su objetivo de 170 grados te hará descubrir la fotografía como nunca la había disfrutado.

He elegido la Ekhen respecto a su competencia por pura decisión económica y de disponibilidad. Otras marcas chinas también fueron valoradas, pero su precio y calidad de imagen me parecieron más razonables. Es lo que ahora llaman una Relación Calidad Precio (RCP) excelente. Seguramente el hecho de que cuente con unos colores muy vívidos también influyó, pues mi idea era la de utilizar la cámara especialmente en entornos naturales donde la luz y el color predominan en buena parte de las capturas.

Y respondiendo a qué hace la Ekhen que no haga un teléfono, pues comenzaré por su objetivo. A los teléfonos podemos añadirles objetivos por poco dinero, cierto, pero suele ser un engorro el cargar con ellos en el bolsillo y el quitar y poner. Así que contar con una cámara tan pequeña de estas características, ya supone un beneficio. Hay que destacar que la cámara es sumergible gracias una carcasa muy bien diseñada que permite grabar escenas acuáticas con una gran resolución. La cámara viene con un gran surtido de accesorios que permiten utilizarla en cascos de bici, en el coche, en un «palo-selfie», etc… Es una GoPro china que cuesta una tercera parte.

El modo 4k queda reducido a 25 cuadros por segundo en la última actualización de firmware, y aunque es algo insuficiente para capturas de video fluidas, sí podremos grabar escenas de poco movimiento a una calidad sobresaliente. El modo 1080 a cuadros es el fuerte de la cámara, que permite capturar videos de una calidad casi profesional. Sí es cierto que el estabilizador no es un gran portento, pero con algo de pulso y maña, podemos llegar a compensarlo. Que el formato de video sea MOV para mi es algo problemático, pero nada que no se pueda solucionar. La betería no es muy duradera, pero suficiente para una mañana de acción.

En términos de funcionalidad, a la cámara no se le puede pedir más: permite conectarse por Wifi con el móvil para lanzar fotos o descargarlas, permite Time-Lapse, disparos en ráfagas, etc… Es un milagro en la palma de la mano. Ligera, pequeña y capaz, ha conquistado mi corazón, y he llegado incluso a valorar salir la calle siempre con ella. Por menos de 60 euros, he redescubierto la fotografía y el video.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *