No es la primera vez que hablo sobre la calidad de la música. No me refiero a si vale la pena un cantante o grupo, sino a la calidad de audición que nos proporciona el soporte o medio donde graban sus trabajos. Recientemente, y debo reconocerlo, gracias a iTunes y a iPod, he decido escuchar la música AL POR MENOR Y lo digo en mayúsculas y en negrita porque no vamos por buen camino. La música se ha convertido en algo rápido, voraz y consumible como si patatas fritas se tratase. ¿Dónde quedan aquellas largas horas con la cubierta del disco de vinilo en las manos, sentado en el sofá, los auriculares gordos en los oídos y la aguja del toca discos surcando lo negro? Eso, a mi modo de ver, era saborear un disco. El formato MP3 nos ha aportado mucho a todo esto. Digitalizar nuestros discos compactos para luego escucharlo en el PC, MP3 player o en el coche es todo un acierto. Un formato elástico y global que para mí, ahora vive sus peores horas. Y digo peores, porque FLAC y APE me han enseñado lo bien que saben guardar mis discos originales en un archivo relativamente “gordo” para posteriormente hacer lo que me convenga. Ambos se denominan del inglés “lossless audio compressor” y que pretender ser una buena alternativa al ya muy re-frito MP3 de baja calidad. Con APE, puede crear un archivo a modo de imagen (como si fuera un ISO) como copia perfecta de tu disco compacto. Para escucharlo, basta con descomprimirlo y convertirlo en tu formato preferido: mp3, wav, wma, etc… Dada la compatibilidad del MP3, será entonces cuando convertir el APE a mp3 requerirá de un buen trabajo. Ya no sólo en buscar un buen bitRate de 320kbps con una frecuencia de muestreo de 44.100 KHz, sino también de etiquetar convenientemente mediante ID3 cada archivo. Y es aquí donde he encontrado lo ignorante que he sido a no saber nada sobre ID3: un estándar que permite incluir metadatos dentro de un archivo MP3 para poder identificar, el título del álbum, el artista, género, año o número de pista entre otros. Incluir la carátula nos permitirá visualizar la portada del disco mientras escuchamos el álbum. MP3TAG es la herramienta más efectiva de todas las que he probado y permite definir las etiquetas ID3 de varios archivos simultáneamente. Lamentablemente, las nuevas “modas” de grabación están estropeando la música, y discos como X&Y de Coldplay, no merecen ser cuidados o titulados con mimo. Ruido es todo lo que se escucha en disco como este u otros, donde la voz está por debajo de los instrumentos, y las guitarras rompen los grabes. A veces incluso, es imposible separar los instrumentos a nivel auditivo. Un desastre. Escuchar la música al por menor, durante estos días, me está motivando a mimar los discos de mi vida, su calidad y su escucha. APE, MP3, ID3 y mi NOKIA N800 me están ayudando a no ponerme triste ante las nuevas tendencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *