galaxytabaDespués de unas cuantas semanas de uso, la tableta A de Samsung (SM-T550) cumple con mis expectativas. Una tableta es una tableta, y no se le puede pedir más de lo que es y hace. Por ejemplo no esperaba que me hiciera unas albóndigas con tomate ni tampoco que me quitase las espinillas de la nariz, pero lo que hace cualquier tableta, lo hace muy bien. Hay que tener en cuenta que Samsung tiene ahora varios modelos de diez pulgadas, y solo nuestro bolsillo y necesidades marcarán cuál elegir. Para mi caso, la Galaxy TAB A cumple a las mil maravillas.

Gastarse 400 o más euros en una tableta de diez pulgadas hoy en día me parece excesivo. No necesito 3G con lo que dando por hecho que la potencia y prestaciones de una gama media ya son más que suficientes, el rango de compra lo fijé entre 200 y 300 euros. Las nuevas pantallas de Samsung son excelentes, y gozan de un brillo y definición superiores a las de marcas como ASUS, Acer, HP o Lenovo. Básicamente esos son los contrincantes con los que se tuvo que pelear mi presupuesto, ya que irse a Sony era salirse económicamente y los iPad no me interesan por su sistema operativo. Llegados a este punto, debía elegir entre las TAB 4, las TAB S y las TAB A. La S se iba de precio pero mucho. El producto es sensacional y resulta obvia la intención de la marca coreana de marcar una nueva línea de diseño con los smartphones de la gama A3 y A5 y las tablets S. La TAB 4 sigue siendo asequible como la A, pero su resolución panorámica me hizo decantarme por la A, que me 4:3 y más apta para la lectura. Este punto es clave, y muchos creo que desconocen la ventaja o diferencia. Cabe comentarlo con algo de detalle.

La tableta la utilizo un 80% para consumir información escrita. Un 5 para escuchar música IMG_20151012_182157y un 15 para ver vídeos. Con estas cifras hasta ahora debíamos conformarnos con pantallas pensadas para consumir vídeos en formato 16:9 y tener que paginar mucho leyendo web. La pantalla al ser más estrecha en su posición vertical, no daba para una lectura confortable. Que la nueva TAB A sea 4:3 con resolución 1024 por 768 y medida de 9,7 pulgadas, la hacen más práctica para consumir navegación leída, pues su mayor anchura en disposición vertical, supone una importante ganancia de espacio de lectura. No es tanto una cuestión de resolución –inferior en la A- sino de proporciones.

Por lo demás, como he empezando escribiendo, no tengo mucho que contar. Suficiente procesador –cuatro núcleos a 1,2 ghz-, también memoria RAM -2 gb- y ranura SD para que los 16 GB que dispone mi opción elegida no se queden acaso cortos –lo dudo-. Con Android 5.0.2 de salida, disponemos de garantías de continuidad de producto para largo, aunque no es algo que me obsesione, ahí esta el dato. Lo que si me preocupaba era la calidad de la pantalla, que sí merece una nota especial por su excelente imagen. Muy brillante y clara, con buena definición y blancos, me demuestran que bien merece la pena gastarse los 268 euros que me costó. Creo que además ahora ha bajado algo, con lo que si eres consumidos de libros, revistas, blog y contenido web, ésta es tu opción. En blanco es una golosina demasiado dulce como para resistirse.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *