JpegEl último juego al que jugaría en la PlayStation 3 debía ser un gran juego. Técnicamente, debía ser una gran despedida, y no debía ser un experimento. Algo a tiro hecho. Así pues, Call of Duty Ghost era el mejor candidato. Una saga 1080 que siempre es garantía de éxito y liberación de adrenalina que además, incluye un sofisticado despliegue técnico que lleva a la PS3 al límite de sus posibilidades. No es el último COD que veremos para PS3, el Advanced Warefare además de para las next-gen, también salió para PS3, pero me quedo con el Ghost por ahora. Un juegazo.

Los COD siempre dividen su jugabilidad en un 20% campaña y un 80% juego online. La campaña que siempre nos sabe a poco, en esta entrega de 2013, me ha sabido algo más rica. Más larga. Creo que supera claramente al BlackOps II y si no he llegado a las 10 horas de juego en nivel Profesional, poco me ha faltado. El ONLINE esta vez no me llevará tanto tiempo. La fórmula a pesar de ser ampliada y dicen redefinida también, es un poco más de lo mismo: Empezar siendo carne para los jugadores de alto rango y prosperar poco a poco para hacerse un hueco –y una reputación, claro-.

Sea por ver demasiados videos de juegos en PS4 o sea porque mi nivel de exigencia ha subido, este COD, me ha parecido algo más flojo que los anteriores a nivel de texturas. Las luces y la velocidad son pasmosas y de indiscutible calidad, pero las texturas de muchos elementos me resultan algo justas. Les falta definición a las hojas y a las maderas. Pequeñeces, pero notables.

La historia me ha gustado mucho. La idea de los soldados Ghost me resulta muy impactante –la intro es acojonante, con perdón- y la relación del padre con su hijo y la sorpresa a mitad del juego también. Pocas lagunas técnicas –o ninguna- y todo fluye con excepcional calidad. Me sobran, no obstante dos cosas: Los tiros en el espacio –vaya flipados- y que una vez aburridos de luchar contra rusos, nazis, iraquís y japoneses, ahora a los americanos les da por combatir contra hispanos de la malvada Federación.

Creo afirmar casi con total convencimiento, que desde BlackOps –el uno- no había jugado a un COD tan bueno. Resulta sorprendente como el buen trabajo técnico, artístico, de doblaje, y de guión se reinventa para entregar siempre un juego de gran calidad cada año. Gran despedida para una PS3 que con sus últimos estertores nos dice adiós para dejar paso a la nueva generación de consolas.

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *