gow3Sin dudarlo por un segundo, me atrevería a decir que God of War es una de las sagas más impresionantes para la consola de Sony. Junto con Uncharted, son dos series «must» imprescindibles en el haber de cualquier jugador de consola que se precie. Son sagas exclusivas para Playstation y que destilan calidad a raudales. Si empecé la saga con Ascension y me dejó con la mandíbula colgando, con God of War 3, los de Santa Monica se lucieron aún más.Increíble esta tercera entrega, que concluye una saga memorable.

Empezaré reconociendo que a Kratos apenas lo conocía hace tres años. Voy tarde, lo sé. Pero eso no me ha impedido disfrutar de un Ascension, que además y tal y como ya escribí en este blog, es cronológicamente en la historia la primera entrega. En el mercado llegó siendo la última, y como en otras muchas sagas, volvemos al principio de todo. El origen de Kratos. Con God of War 3 sucede lo contrario: es el final de todo.

El hecho de que GOW 3 sea mejor que Ascension radica en básicamente un sólo aspecto: la historia. Más completa y sobrecogedora, cuenta con un Kratos muy enfadado. Está enfadado con todos. Desde los olímipicos a él mismo. Traición por derecha y por la izquierda, se encuentra buscando una justicia que nunca llega. Está puteado a más no poder. Y ésto, le lleva a donde estamos. Al final de la saga.

Técnicamente no es mejor que Ascension, pero en este último no contamos con muchas de las magias y armas que sí disponemos en la tercera entrega. Y eso hace a GOW3 mejor. Mejor por disponer de arco, de alas, de puños como leones o de rayos o látigos eléctricos. En el Ascensión, poca cosa. Y este hecho, y prácticamente ninguno más, hacen que esta tercera parte sea algo más golosa que Ascensión. En Ascension Kratos estaba muy callado. Apenas articulaba palabra. Ese punto sí me gustaba más que en la tercera. La cháchara de la que hace gala en GOW3 le resta salvajidad y brutalidad. Es más dialogante incluso parece ser alguien que razona. No sé, tengo la sensación de que le hace perder carácter. Además la voz doblada al español no tiene la fuerza que sí tiene en la versión original.

Basta de comparar. Hablaré sólo de GOW3. Es brutal. Reconoceré públicamente que la dificultad con la que me he pasado el juego es en la más fácil. Sé lo que es sufrir, y el juego comienza tan fuerte que decidí simplemente disfrutar. Pasármelo bien. Que necesite dos horas para matar a Cronos no es divertido. Lo siento. Así lo digo. Dicho esto, el juego con unas doce horas se completa, pero es que son doce horas trepidantes de cabo a rabo. No hay descanso. Los breves momentos de sosiego vienen acompañados de puzzles más o menos fáciles, salvo el de los jardines; que requieren de un uso de mollera superlativo.

En el apartado técnico, sólo puedo clasificarlo como obra de arte. Es una pieza de museo. Sin un fallo, con tiempos de carga reducidísimos, con unos efectos acongojantes, unas texturas más que suficientes y unos movimientos y velocidades de otro mundo. Realmente se merece la mejor nota posible. Sin duda.

De la banda sonora y de los efectos sonoros, repito lo mismo que para los gráficos: otro diez. Y es que viendo el video de cómo se hizo la grabación musical, los doblajes,… es colosal como poco. Resulta como mínimo comentable el descubrir al mandamás de Visualiza de la serie El Mentalista, al gran Malcom McDowell -sí sí, el de La Naranja Mecánica- , doblando a Dédalo. Es todo una anécdota.

Argumentalmente me pierdo. No haber jugado a las primeras entregas me lastra argumentalmente. Nada grave si se trata de jugar y pasárselo bien, pero notable. Por otro lado, sudo mucho de los dioses del Olimpo y de los espartanos, así que no le encuentro aladid a una historia que tampoco necesita de tanto artificio. Buena historia, pero prescindible para mi y que aunque le aporta gran carácter, no sé valorar. Me basta con disfrutar de los escenarios del inframundo, de las estatuas gigantes con cadenas, de los suelos de mármol brillantes y de las llamas del templo del Olimpo que lo arrasan todo. Sobrecojedor.

No me puedo creer que Kratos acabe aquí. Tampoco con Ascensión. Una saga superlativa como esta no puede terminar en la PlayStation 3. Ni siquiera como un re-acondicionamiento para PS4 con texturas en alta definición y a 60 cuadros por segundo. Por gloriosos que sean. Esto debe continuar. Me da los mismo si es por dinero o por intereses comerciales. A los seguidores como yo de la saga no se nos puede dejar abandonados a nuestra suerte sin una nueva entrega en consola next-gen. Desde aquí hago un llamamiento público a los padres de semejantes obras de arte para que le sigan dando continuidad: Please, don’t let Kratos die. Keep feeding us with his power, revenge and brutallity. Amén.



 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *