Haley Wilde AKA Gia DiMarco. La historia de una transformación y un caso de éxito personal.

Haley_WildeHace aproximadamente doce años, Haley Wilde colapsó Internet con sus vídeos y fotos. Los que acostumbran o acostumbramos a ver porno -sí, yo también lo hago-, alucinábamos con su belleza y naturalidad. Multitud de escenas domésticas con su novio y vídeo-shows muchos en solitario, catapultaron a esa chica de poco más de veinte años al estrellato. Pasados esos doce años, descubro ahora que sea ha cambiado el nombre artístico por Gia DiMarco. Y me he quedado estupefacto con su nueva vida: se ha pasado al porno de alto voltaje y ha sido madre. Electrocutante.

Es algo muy propio de mi el seguir la trayectoria de las actrices porno a lo largo de los años. La mayoría de ellas suelen desaparecer sin dejar rastro, y algunas con más cerebro que tetas, saben sacarle provecho al dinero que ganan. Si no acaban en el mundo de las drogas o cambian de estilo de vida, saben que el futuro no les depara nada bueno. Sus cuerpos serán sometidos a la fuerza de la gravedad haciéndoles colgar aquello que otrora era firme, y su tersa piel se cubrirá de imperfecciones y se rellenará de bultos grumosos de espesa grasa amarillenta. Visto así, viene a ser lo mismo que los deportistas: su carrera profesional es de limitada duración y aquellos con dos dedos de frente, deben saber invertir el dinero que les entra a espuertas para cuando no lo haga. En el deporte, pueden montar negocios relacionados con la hostelería, algunos firman botellas de vino al crear su bodegas y otros se reconvierten a entrenadores o directivos de club si la cosa pinta en bastos. En el mundo del porno, lo mismo. Pero sucede que algunas actrices se lo montan bien y continúan en el sector como productoras o directoras. Eso es amor al arte. En el caso de Haley, la cosa parece que algo se torció y tuvo que reinventarse.

Si buscas en Internet Haley Wilde, resulta que suceden dos cosas: la primera, es que apenas encontrarás ya resultados. La segunda, que de los resultados que recibas, muchos vienen acompañados de un “AKA Gia DiMarco”. Ese Also Known As debemos verlo como un cambio de rumbo artístico. Aquella jovencita se ha tenido que buscar la vida y cambiarse el nombre para subir de revoluciones su carrera como actriz porno. Resulta que ahora sus escenas ya no son con su novio. Tampoco son dulces y casuales -así me gustaba creer que eran-. Ya no son en su apartamento y tampoco hay shows. Todo ha cambiado, y mientras tanto, ya no me gusta. Todo es muy subjetivo, pero el porno duro a mí no me va. Me gusta pensar que las actrices lo hacen por gusto y que en realidad lo hacen para ganar un dinero fácil a cambio de unos cuantos minutos con un tipo amable, cariñoso y atractivo. Soy de todo menos tonto, pero me gusta pensar que ese truculento negocio, a veces puede funcionar así. El caso es que en el momento que vendes tu cuerpo y lo rindes a las cámaras, te conviertes en un producto. Un producto que muta y que se adapta a los tiempos que corren y a la demanda de los clientes ansiosos por descubrir algo nuevo en el horizonte. Esa mutación y la supervivencia, han llevado a Haley a convertirse en Gia. Se ha despojado de su novio -eso creo- y ahora se somete a vejaciones y porno duro a la americana. Lo detesto.

Lamento lo que ha llevado a Gia a ir por estos derroteros de perversión y hastío. La maquinaria porno americana ha pasado con el rodillo por la vida de Haley y la ha convertido en algo que ahora ya no me interesa. Ella sigue estando espléndida salvo algunos tatuajes ampliados que cubren su baja estatura y perfectas dimensiones. El tiempo no ha pasado para ella pero los gustos de los pajilleros la han obligado a reinventarse. Me sorprendería descubrir que ahora disfrute con su nueva carrera. Pero hay algo de lo que sí se siente orgullosa y que me ha llevado a dejar colgada mi mandíbula y a levantar las cejas por encima de la frente: ahora lo cuento.

He pensado que si quería saber más de aquella Haley, debía buscar por Gia DiMarco. También me dije ¿tendrá cuenta en Twitter? ¿Y en Instagram? Y resulta que sí que tiene de todo eso. Y al buscar en Google y clicar en un enlace a Instagram cualquiera, descubro asombrado a una Haley ¡dando de pecho a un bebé! Su cuenta de Instagram muestra a una preciosa mujer embarazada con su marido y la evolución de su embarazo. Luego, multitud de fotos del bebé completan una cuenta de Instagram que en nada haría pensar en la vida pasada de esa madre. No soy capaz de reconocer a su marido como el artista joven que aparecía en las escenas de aquella época de Wilde. Obviamente, su cara apenas era visible -importaban otras cosas-, y aunque creo que sí lo parece, no podría asegurarlo.

Realmente, he llegado a pensar que estoy equivocado. Que Haley en realidad no es Gia y que me estoy liando. Pero no. Estoy convencido. Más allá de sus genitales, sus tatuajes la identifican claramente. El arqueo de su ceja izquierda sigue siendo visible y marca de la casa. Que haya sido mamá me hace pensar que la vida es bella. Que después de una carrera exitosa con un producto novedoso y atrevido, una mujer tiene salidas en el mundo porno. Su aventura gore no sé si fue esporádica fruto de unas necesidades económicas o una exploración de límites consentidos. No sé, pero me gustaría saber que eso terminó. Que ahora será una mujer entregada a su familia y que de volver a ponerse desnuda delante de una cámara, lo hará con el mismo formato que la hizo famosa. El bisturí, el ejercicio e imagino una dieta, han mantenido muchas de sus virtudes, así que no hay excusa. Ahora quiero dedicarle unas palabras a ella por si osa encontrarme.

Hi Haley! I rather call you Haley than Gia because I loved you professional career when you started to make porn films with you partner. It was many years ago and nowadays, I have realized your new films are not fitting in my personal taste. However, I am very very proud of you and I should congratulate you about your babe. To be a mother is an incredible experience and I like the way you are handling your life. I would like to ask you, just if you have thought return to make movies, stop making hardcore porn. I loved how you were when cams were recording those unforgotten scenes almost twelve years ago. I think it would be great if you leave apart your last videos and return to the root of your career, but only if you returns to make films. If not, I will be happy whether you decide to take care of your baby seeing him growing with your husband. I was and I am a fan of your work and I want to send you an a big and warm hug. Regards


2 thoughts on “Haley Wilde AKA Gia DiMarco. La historia de una transformación y un caso de éxito personal.

  • 14 diciembre, 2016 en 6:01
    Permalink

    Yo también quedé sorprendido al ver su cambio, me costó creer que Gia y Haley eran la misma persona. Y pienso lo mismo sobre su nuevo personaje, no me causa ninguna gracia, obviamente por los años se entiende que ya no esté tan increíble como antes y que para su edad sea meritorio su aspecto, pero aun así, no me prende sus nuevo estilo. La Haley Wilde de sus primeros videos era lo más cercano a la perfección, si es que no es la perfección misma, me dejó semanas enteras embobado, e hiciera lo que hiciera en el pc siempre terminaba viendo sus videos jaja. Eso si yo la descubrí mucho después de aquellos años en que se empezó a grabar, no tenía idea que era del 2003.

    Por cierto llegué a este blog precisamente buscando videos de ella jaja siempre de alguna manera termino volviendo a ella. Esa cara tan hermosa es lo más atrayente que existe.

    Responder
    • 14 diciembre, 2016 en 7:56
      Permalink

      Realmente nos robó el corazón a muchos. Por nuestros discos duros pasan gigas y gigas que acaban borrándose al cabo de meses o años cuando nos quedamos sin espacio. Pero ella siempre tendrá un rincón asegurado.

      ¡Gracias por compartir!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *