IMG_20150426_183647Si fuera profesor y tuviera que explicar a mis alumnos el significado de la expresión “Luces y sombras”, sin lugar a dudas les pondría un ejemplo: el del juego Thief. Y es que después de terminar de jugarlo, uno tiene la sensación de haber estado ante una obra de arte y un fracaso. Las dos cosas. He leído que la crítica especializada se ha cebado con él, pero no tengo ningún género de duda de que se lo merece.

De no haber sido porque en el mes de febrero Sony regaló a los suscriptores del PSNplus el juego, es muy probable que nunca hubiera jugado a Thief. Es cierto que al saber que podía jugarlo gratis y ver algunos vídeos, a uno que es débil, se le despertó el gusanillo. Lo comencé con la idea de probar y ver qué tal. De no gustarme en sus primera 4 ó 5 horas, me había prometido dejarlo. El caso es que lo he terminado, y aunque ahora en las próximas líneas no lo deje en muy buena posición, reconozco que sus doce horas de duración no han estado tan mal.

Si algo malo debo destacar de Thief, es sin duda el apartado técnico. No por bugs o errores, sino por la calidad de el juego en general. Por un lado se pierden FPS constante y repetidamente durante todo el juego. El dibujo de las texturas es asaz lento hasta el punto de tardar sus casi 5 segundos en los casos más extremos. Constantemente debemos de esperar tiempos de carga. Ésto, que en bastantes juegos es muy habitual, en Thief es realmente acuciante. Y lo es hasta el punto que incluso cuando abrimos una ventana y entramos en una habitación, debemos esperar a la barrita de carga. Muy penoso.

El argumento en líneas generales es bastante bueno: Nuestro personaje Garret es un ladrón prestigioso en una ciudad atormentada por una enfermedad poco conocida llamada tenebra. Su población se encuentra sumida en la enfermedad y a la tiranía del barón. Garret es un tipo duro y solitario, pero su telón de Aquiles -para variar- es una mujer: Erin. Ésta es desaparecida ante sus ojos -y sus manos- y a partir de ahí, comienza la historia. Como he dicho, la trama no está nada mal, y suele ser consistente durante todo el juego, pero el final… Bueno, me callo, pero adelanto que es patético. Sin embargo en el capítulo 7 -tiene ocho- habrá varias sorpresas bastante sorprendentes, cuyo éxito queda enterrado como he dicho en un final de traca. No puedo hablar más.

Volviendo al apartado técnico, tengo la sensación de que Thief fue creado y concebido para una consola más potente. Las nextgen imagino. La combinación de texturas de mucha calidad con animaciones patéticas de personajes resulta estrambótica. Amén de la lamentable creación de los fragmentos cinemáticos, donde las imágenes borrosas sin calidad me recuerdan a los tiempos de la Wii.

En el apartado sonoro en cambio no puedo ser tan malévolo. Un doblaje de calidad -la voz de Garret es la de Jon Nieve en juego de tronos-, y un lenguaje rico y culto. La banda sonora también está muy bien elaborada. Con aspiraciones de película taquillera, el ritmo del juego mejora sustancialmente con las notas musicales poco repetitivas y bien ejecutadas.

Nada más que decir. Un buen juego que no pasará a la gloria por culpa de una mala realización técnica y por haberme alegrado de jugarlo sin costarme un euro.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *