esclavoLejos quedan en nuestros recuerdos históricos los trabajadores de raza negra con grilletes, que eran sometidos a trabajos en el campo durante jornadas infinitas y todo a cambio de un plato de comida y cama. Durante el transcurso de los años este modelo de esclavitud ha ido evolucionando hasta adquirir muchas formas. Por suerte no somos fustigados y tenemos nuestra familia y casa, pero de entre todos los asalariados que dedican su tiempo a trabajar en exceso, de un tiempo a esta parte me recreo mucho en una forma de esclavitud que además está muy bien reconocida. Seguro que la identificas: Tienen un cargo medio, usan trajes de 300 euros, tienen un brazo inutilizado a causa del uso constante del celular, en la otra mano arrastran su maleta y portátil, suelen ir perdidos, con sueño y por norma general de dos en dos. Tienen memorizado el teléfono de RATIO-TAXI, los verás a bordo de Focus o Meganes de alquiler, corriendo por los aeropuertos, haciendo cola en el andén del Euromed, los trajes mal planchados de dormir en las maletas, y siempre con carpetas que revisan durante sus trayectos y esperas. Su comportamiento en las oficinas es altivo, distendido, acompañado de risas y buenas formas, aprietan la mano para saludar y siempre con la barbilla muy alta. Pero lo que estos aprendices de Gordon Gekko (gracias Spike) no muestran, son los puñales que guardan debajo de la americana, listos para utilizar con cualquier compañero en cuanto le ofrecen la espalda, que cuando te brindan la mano en ocasiones lo hacen apretando la mandíbula y que prefieren no ir a comer con empleados que cobren menos que ellos. Si, han nacido para ello, lo llevan en la sangre y son felices cuando se acuestan por la noche por haber triunfado o al menos por haberlo intentado. No saben que su estereotipo mujer-niños-casa-a3-finesdesemanaenlaSierra, suele ser otra de sus características habituales y que lejos de ser especiales, son seres clonados sin interés por nada más que aquello que no nutra su ego. Lejos de desanimar a cualquiera por pertenecer a ese sector tan poblado de contables, financieros, informáticos y hasta administrativos, debo darme cuanta que elogio su labor, su sacrificio para madrugar, acostarse tarde, dedicar 15 horas al día a producir…porque en realidad son héroes. Probablemente yo mismo he sido uno de ellos en alguna etapa de mi vida, pero no dejo de asombrarme cuando alguno de ellos, un día se despierta y cree haber conquistado el mundo, ser el mejor, el más inteligente, el que ve mundo, que tiene facilidad de palabra y compromiso, que su familia se siente orgullosa de él o ella y que además son auténticos coleccionistas de tickets de taxi y restaurantes. ¿Los grilletes de antes se han transofrmado en un BMW 320d?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *