ketaC13H16ClNO-HCL. Clorhidrato de ketamina es la sustancia que consume la Generación-K. Tener un hijo en K o pertenecer a la Generación K, significa que consumes esa droga. Viajes alucinantes y transformaciones, son las experiencias que viven los consumidores de esta sustancia. Sustancia que incluyeron en 1995 en la lista de drogas emergentes. En 1965 los laboratorios Parke & Davis lanzan la ketamina como agente anestésico bajo los nombres comerciales de Ketalin®, Ketalar® y Ketina® para uso humano y de Ketaset® para uso veterinario. Es un líquido translúcido que no produce efectos permanentes de orden neurológico o fisiológico. Se vende en soluciones inyectables, aunque sometiéndola a alta temperaturas, se puede cristalizar para fumarla o inhalarla. Genera anestesia disociativa: interrumpe en forma selectiva las vías cerebrales de asociación y produce bloqueo sensorial. Su uso como anestésico requiere de una dosificación entre 1 y 4 mg por kilo de peso. En usos lúdicos y en terapias psiquiátricas se emplean dosis bajas que fluctúan entre los 50 y los 150 mg. Los efectos comienzan en un par de minutos y duran menos de una hora. En la revista High Times, un individuo relató su experiencia tomando 80g: El viaje comienza con una sensación de agradable calor en todo el cuerpo. Pronto siento que estoy flotando. Todo brilla en la habitación. Las sábanas parecen de seda, luego de arena, luego de agua. Luego empiezo a ver escenarios alucinantes con los ojos cerrados. En cierto momento mi brazo izquierdo se convierte en un tronco y el derecho en un inmenso árbol. Mi cuerpo se encoge. Luego ya no tengo cuerpo. Nada de lo que sucede me importa o molesta. Pienso que debe desaparecer la ciudad de Los Ángeles. Sería divertido. Después de los 45 minutos empiezo a volverme otra vez coherente, una entidad unida en algún punto del espacio. Veo borroso, pero logro levantarme al baño a hacer pipí. Siento que he regresado de un universo que no es el que dejé hace 45 minutos. A lo mejor estoy en un paralelo. Llamo a mi novia para ver si existe, porque si no tendré que inyectarme K de nuevo para ver si regreso de nuevo a mi universo. Ella contesta y descanso. Chemical Brothers grabaron Lost in the K-Hole, que viene a ser algo así como un mal viaje de Keta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *