IMG_20140421_060935Cuando un hombre cumple los 40 años, dicen que sufre algún tipo de crisis. Yo, francamente no la he experimentado y aunque la edad comienza a pesar sobre mis espaldas –en parte por las responsabilidades-, imagino que llegados a esta edad, comienzas a plantearte si tu vida ahora es como la esperabas cuando fantaseabas a los 15 años. A raíz de algunos complejos o deseos insatisfechos, muchos de nosotros –los hombres- necesitamos realizar alguna pequeña locura. Muchos optan por echarse una amiga –Dios, que mal suena-, otros por comprarse un deportivo que no pueden permitirse, y otros como yo, vamos y nos compramos una bicicleta. Como una bicicleta es mucho más económica que un deportivo de 40000 euros, pues podía permitirme gasta 400. Y así lo hice.

Aún no entiendo qué gracia tiene salir en bici encorvando la espalda, castigarse las muñecas y dejarse dolorido el peritoneo. Lo normal para los que somos aficionados es comprarse una mountain bike, pero yo no quería repetir sufriendo lo mencionado anteriormente. Quería algo práctico, y sin mantenimiento. Plegable con ruedas pequeñas para transportarla y guardarla y… ligera. Claro. Así que tras echar unas cuantas vueltas por aquí y por allá, me decidí por una Tilt de Btwin. Sí, de las del Decathlon.

El precio desde luego echa para atrás. Pero todo tiene su justificación: el mecanismo de plegado es una delicia, el cambio de marchas es SRAM, los cables Shimano y los frenos V-Brake.  Todo un despliegue tecnológico. Pero no es oro todo lo que brilla. Dejadme explicarlo.

El cambio de marchas es un portento. Permite realizar cambios sin dejar de pedalear a plena potencia. Es suave y preciso. No requiere mantenimiento ni se puede romper –dicen- puesto que todo el mecanismo queda encerrado en el buje de la rueda trasera. Un milagro mecánico. Pero en las marchas 2 y 3 se percibe un ruidito que puede llegar a ser molesto. Algo similar a cuando no pedaleas en bajada y suena un clic-clic. Esto es constante y dicen que es normal. Leyendo por varios foros, veo que sucede a todos los dueños de este modelo de cambio y sus bondades quedan algo oscurecidas por este ruidito. En primera no hay problema. Quien piense que con este cambio de tres marchas se puede comer el mundo, se equivoca. En pendientes muy pronunciadas, la primera puede ser insuficiente en muchos casos y sólo unas buenas piernas entrenadas podrán salvarte de bajarte del sillín. La tercera sí está muy conseguida pudiendo obtener buena velocidad punta. Cuidado, hay que entender que es una bici de paseo con ruedas de 20 pulgadas y que además los frenos no son muy contundentes y en bajadas fuertes se muestran insuficientes.

El plegado es rápido y se realiza mediante un ingenioso sistema que se activa desde el sillín. Hombre, en un segundo no se pliega, pero en 3 sí. Quizás algo exagerada la publicidad. Los pedales son plegables y se realiza empujando de ellos hacia dentro y girando. No hay palometas. Con el sillín ha habido algunos problemas al comienzo de su comercialización, pues parece que bastantes usuarios se quejaron de que el sillín se caía hacia abajo al poco de montarse. Parece que unas mordazas rediseñadas resolvieron el problema. Doy fe de ello.

El cuadro que da cobijo a la cadena es muy práctico pues ofrece muy buena protección a la cadena y los pantalones del conductor. No podrás mancharte de grasa, pero deberás ajustar la cadena con frecuencia para que no roce con el cuadro. Explico en un vídeo un poco más abajo como reajustarla sin mayor problema.

La postura al manillar es excelente. ¡Mejor que excelente! Una maravilla, y el ir erguido no me supone gran problema para poder pedalear fuerte y ganar velocidad. Plenamente satisfecho.

Estéticamente es donde se gana los corazones a cualquiera. Con aspecto BMX pero sentado como una persona y con marchas, su conjunto cuadro-neumáticos es una maravilla. No debemos caer en el error de intentar conseguir prestaciones mountain bike o BMX con esta bici. Repito, es una bicicleta de paseo con grandes aspiraciones. Queda dicho.


2 thoughts on “Tilt 5”

  1. Gracias por este artículo, estoy pensando en comprarme la Tilt 700 ya que parece una buena opción. Hace ya casi un año de este artículo, ¿Has detectado problemas en la bicicleta?

    1. Hola Rocco,

      Efectivamente ahora hace ya 1 año que la compré. En términos generales estoy satisfecho con la compra, pero quizá no repetiría. Cuando uno se gasta 400 euros en una bicicleta no espera tener que hacerle tantos mantenimientos, y menos para un uso tan casual como el que yo hago. El cambio de marchas SRAM es una delicia, pero requiere de muchos mimos: se debe ajustar el cable y el buje de la rueda trasera cada dos por tres si no quieres quedarte sin alguna marcha -especialmente la segunda-. Además emite un ruido siempre tipo clic-clic que sin ser molesto puede llegar a hacerse perceptible. He leído que es normal, pero a mi no me gusta. La cadena también se suele destensar con el tiempo. Aún bajando algunos bordillos con cuidado, al final suele rozar el marco. Una goma protectora del cuadro -de las dos que lleva- para cuando la apoyas cuando está plegada se me despegó en marcha y lo perdí. Pedí el racambio a Decathlon hace 8 meses y aún estoy esperando. El servicio técnico no me parece nada profesional por este motivo y por los arreglos que han ido sucediéndose en este modelo de bicicleta. Decían que el plegado debía someterse a revisión. El sillín también. Yo por suerte no he padecido ninguna de las dos cosas, pero debería haberla enviado a revisión según una carta que no recibí y que me informaron verbalmente.

      Para terminar, los frenos Shimano van bien aunque no son muy potentes y la postura de conducción es sensacional. Su estética me sigue encantando y la bicicleta funciona perfectamente siempre que le haga algún ajuste de vez en cuando. Bueno, espero haberte ayudado.

      ¡saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *