hostalempuriesEn una visita a Sant Martí d’Empuries, me quedé prendado de su paseo marítimo y del Hostal de Empúries. El conjunto pinos, playa, rocas, aguas azules es inigualable… y un hotel situado casi en la misma orilla convertía la visita en casi algo obligado. No podía dejar de imaginarme lo estimulante que podía ser salir del hotel y correr por la zona. Descansar después oliendo a mar y una buena cena. Así que decidí probarlo este pasado fin de semana.

Respecto a la ubicación, nada que decir: el paseo entre Sant Martí y L’Escala es fenomenal. Sus 2,5 kms entre pinos y salitre es una delicia tanto de paseo como corriendo o en bici. Hay varios desniveles con pronunciada pendiente y el camino en algunos puntos cuenta con rutas alternativas que vuelven a su camino principal. Una maravilla

El hotel es otra cosa. Es importante entender que mi crítica se sostiene siempre en la búsqueda de la relación precio-calidad y que una habitación en régimen de desayuno para dos personas en el mes de Abril cuesta casi 180 euros. Vaya por delante…Ubicado en la playa de Portitxol el hotel que en realidad es Hostal, es un compendio de contradicciones. Alardea de ser el primer hotel -¿pero no era un hostal?- en Europa en obtener la certificación LEED Gold. Esta certificación –que cada vez creo menos en ellas- se otorga a aquellos edificios sostenibles que respetan el medio ambiente y el entorno. Esto incluye además, reducción de emisiones de Co2, conservación del agua, etc…

No entiendo esta certificación si en las habitaciones hay bañera, los grifos no disponen de monomando y en las habitaciones no se explica la normativa de uso de toallas. Por ejemplo. Sustituir monomandos por dos manetas queda muy vintage, pero de ecológico no tiene nada. Bañarse es un lujo, y gastar 250 litros en hotel –pedón hostal- es una aberración. También hablaré ahora del estilo rústico-vintaje del hostal.

Tampoco entiendo lo de hostal. La filosofía de estas instalaciones no tiene nada que ver con la realidad. Es un hotel y su cualificación turística debería ser esa. Aplicar una filosofía de hostal a algo que no lo es no es de recibo. Hacer convivir en espacios modernos muebles rústicos siempre me ha gustado. Mezclar estilos siempre me ha parecido enriquecedor. Pero eso no es excusa para decapar muebles nuevos para que parezcan viejos, que sean de distintos tipos de madera en una misma estancia o que sean baratos y descuidados. Amontonados en los descansillos o de medidas no adaptadas a las habitaciones tampoco. Cables por medio de la habitación, interruptores en el propio cable de la lámpara de la mesita de noche, moquetas con lamparones, loza de baño antigua y de apariencia defectuosa, puertas de armario que no encajan del todo, la terraza y sus sillas sucias,…todo eso y más. El colmo son los olores a comida en la habitación y la poca insonorización entre las habitaciones que incluso me hizo pensar que mi santa esposa estaba en el lavabo cuando era el del vecino.

Nada que decir del servicio, muy correcto y solícito. Tampoco de la cocina, que me regaló un arroz con gambas excelente. La carta de vinos algo justa eso sí. El tiempo de servicio algo más lento de lo habitual aunque creo que fue así de forma deliberada.

También me gustó el espacio habilitado para la lectura: es una biblioteca en toda regla. Un espacio acogedor con buen mobiliario y un surtido montón de libros muchos de ellos en inglés. Un lugar ideal también para la lectura del periódico o para buscar algo de tranquilidad. Lástima que está tan poco iluminado.

Alguno pensará, ¡qué finolis! Pues adjunto fotos para deleite propio y ajeno. Señores, ¡estamos hablando de un hostal por el que piden 180 euros!… ¡Pues no los pagues! Pensará alguno. Pues ciertamente, no los volveré a pagar. Y desde este rincón quería expresar ésta, que es mi opinión.

2014-04-06 11.44.06
2014-04-06 11.43.46
2014-04-06 11.43.39
2014-04-06 11.23.28
2014-04-06 11.20.59
2014-04-06 11.22.33
2014-04-06 11.20.28
2014-04-06 11.20.04
2014-04-06 11.19.33
2014-04-06 11.16.27

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *