asus_memopadMientras las patatas suben a 1 euro el kilo, parece que el kilogramo de tecnología corre en dirección contraria bajando el precio de forma regular y significativa. Al final será verdad que será más caro comer que poder consultar Twitter o el correo electrónico, y dentro de mi particular visión apocalíptica de este mundo y por ende, de la humanidad, acabaremos ingiriendo chips de silicio para desayunar que compraremos en bolsas de rejilla. Como las patatas. Pero mientras eso no llegue –yo sólo no puedo luchar contra el destino-, podemos adquirir tabletas a precios muy reducidos, como la Asus Memo Pad ME172V.

La Asus Memo Pad es una tableta de 7 pulgadas con pocas pretensiones. Pero en realidad, y mirando en perspectiva, es muy discutible, pues la primera Galaxy Tab de 7 pulgadas del fabricante coreano, que se vendió como churros cuando apenas había competencia, tenía un procesador también a 1ghz, y nadie se quejó sino todo lo contrario. Y es que ahora que el techo lo ponen los procesadores de 4 núcleos, parece que lo de uno sean para poco más que ver el correo electrónico, pero hace sólo 3 años ya nos parecían un cohete. Volvemos a lo de siempre: primero necesito saber qué necesito, de cuánto dinero dispongo y que producto se ajusta a mis dos primeros requisitos. Para el caso que nos ocupa, es decir, las necesidades de mi hija de 6 años, la Asus lo cubre todo: juegos de princesitas y de pitufos, LINE, y streaming de video por red local o internet.

No me voy a recrear en las aburridas características técnicas del producto, pero debo reconocer que su Android 4.1.1 se mueve con una frescura inusitada. La personalización gráfica de Asus es muy acertada, con degradados en muchos de sus menús y ligereza de presentación. El teclado personalizado también tiene muy buena respuesta. Lo único que se le puede recriminar a la tableta es de tener algo de retardo en la ejecución de la orden humana, esto es muy evidente cuando pulsas alguno de los iconos de la pantalla. Nada preocupante, pero que sí contrasta con el paso de pantallas de escritorio, que es muy fluido y rápido.

Disponible con carátulas traseras de varios colores y con formas de diamante, un peso muy ligero de 358 grs, y unos bordes de estrechura muy contenida, las formas de la Memo Pad se ajustan de forma casi natural a la mano, pudiéndola sostener tumbado con una sola mano sin cansarse. Los botones, la construcción y los ajustes de las partes de la tableta son exquisitos y por ahora parece sobrevivir muy dignamente a las manos pegajosas y los golpes casuales de las enanas de la casa durante sus primeras dos semanas.

También es muy gratificante contar con conexión de carga tipo micro-usb para su batería de 4720 mAh que aguanta perfectamente durante 7-8 horas los envites de ClanTV o Angry Birds. La pantalla, aunque de muy buena definición, peca de disponer un ángulo de visión algo justo, pero que dentro de su margen de uso, luce con colores brillantes y de buen contraste.

La Asus Memo Pad es una tableta que cumple con todo lo exigido y que entra dentro del presupuesto fijado: 129 euros. Es una tableta que usará una persona de 6 años, pero cuyas características técnicas satisfacían a un adulto hace 3 años por precios que rondaban los 300 euros. Aunque el mundo se vaya al garete, algo bueno de vez en cuando debe suceder, ¿no?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *