elementaryMe debatía si escribir o no sobre Elementary: una puesta al día del archi-conocido detective Sherlock Holmes en forma de serie que recientemente ha estrenado su primera temporada con 24 capítulos.  A pesar de que Elementary adopta muchos –casi demasiados- elementos de otras series, es cierto que la magistral interpretación de Jonny Lee Miller bien merece algunas líneas. La cuidada estética fotográfica y gusto por la decoración de espacios también hacen del visionado de la serie, toda una recomendación.

Si agitamos que no mezclamos, El Mentalista y Castle, obtenemos un cocktail que bien podría ser Elementary. Demasiado Nueva York en las series –que ya me parece bien, pero de todo uno se cansa- y también demasiadas similitudes en la estructura cronológica: Siempre hay un malo muy malo que se la tiene jugada a alguien y que a pesar de estar siempre presente en casi todos los capítulos, sólo al final de cada temporada aparece de forma contundente, para de esta forma, terminar con ganas de más. El Némesis que es John el Rojo en El Mentalista, es Moriarty, como no podía ser de otra forma, en Elementary.

Capítulo tras capítulo, Sherlock deberá resolver como asesor de la policía de Nueva York varios asesinatos, y lo hace de forma muy brillante; algunas veces –muy pocas- algo cogido por los pelos -un guionista también puede tener malos días- pero siempre hay un motivo para ver el siguiente capítulo.

La interpretación y recreación contemporánea de Sherlock Holmes es exquisita: un hombre inteligente y culto, pasa por malos momentos tras la desaparición de la mujer a la que ama, y se entrega a las drogas. Para salir de ellas, una asistente de adicci’on será contratada por parte del padre de Holmes para salir del túnel: Watson.  Una renovada Lucy Liu en el papel de Watson también destaca por su interpretación, que siempre en segundo plano, toma consistencia e importancia conforme avanza la temporada. Al mérito de su puesta en escena, también hay que sumarle el que lo haga con unos tacones creo yo de 20 cms.

Ya para terminar con el elenco, debo reconocer que necesité tres capítulos para reconocer quién había detrás del papel del capitán Gregson: ¡Aidan Quinn! Y tardé en reconocerlo puesto que el actor ha estado muy desaparecido durante mucho tiempo, y también por haber envejecido de forma considerable, aunque muy bien. El pelo muy canoso no me dejaba ver sus ojos azules de bonachón que lució en la genial Sola en la penumbra.

Debemos aguardar hasta el 26 de septiembre –algo más tarde en España- para disfrutar de la segunda temporada, que parece arrancar con un viejo caso en Londres, su casa. La aparición del hermano mayor de Holmes parece que traerá problemas y discusiones por partes iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *