SanDisk Eye-Fi

DSCN5380Si los teléfonos ahora tienen cámara y conexión inalámbrica, ¿Por qué han tardado tanto en adoptar conexión inalámbrica las cámaras de fotos? Las cámaras compactas de nueva hornada ya incorporan el chip wifi para poder subir las fotos tomadas a la red de redes; sea Facebook, Twitter o Instagram, pero ¿Cuánto tardarán en incluir dicho sistema las cámaras SLR ó Réflex? Yo he decidido no esperar, y he adquirido la solución Eye-Fi. Sencillamente genial.

¿Cuántas veces hemos disparado una veintena de fotos un domingo cualquiera, y no hemos visto las fotos hasta pasadas semanas? Extraer la memoria de la cámara o conectar el cable USB requiere sentarse en el ordenador y copiar las fotografías. En el ordenador tampoco disfrutamos del visionado de las fotos, con lo que hacerlas llegar a nuestro Smartphone o Tablet puede convertirse en un proceso lento cuando no doloroso. ¿Y si estás de viaje y pierdes la cámara? ¿Y si te la roban? ¿Y si se daña o borra la memoria? Por remoto que pueda parecer, siempre alguno de estos casos… acaban sucediendo. ¿Y revisar cómo se han efectuado los disparos en la pequeña pantalla de 3 pulgadas? ¿Tenemos suficiente nivel de detalle y su comprobación es lo suficientemente rápida? Me temo que no.

Para tantas preguntas, hay respuesta: Eye-Fi. Una tarjeta SD de 4,8 ó 16 GB que incluye el fantástico chip wifi y que permite conectar tu cámara mientras está encendida con una red inalámbrica. La conexión se puede realizar de dos maneras:

• Wifi: incluyes las wifis de confianza en la configuración de la tarjeta y a partir de ese momento, puedes enviar cada fotografía tomada a un ordenador o dispositivo móvil. Mi experiencia me ha demostrado que este sistema, además de requerir de un punto de acceso, es poco eficaz.
• Direct Mode: La propia tarjeta emite una señal wifi y es élla, la que crea la red Wifi. De este modo, cualquier dispositivo se puede conectar a la cámara y descargar las fotos a una velocidad más que buena.

Yo me quedo con el Direct Mode, sistema que mejor me ha funcionado, y más fácil de configurar es. Este sistema además, permite realizar re-envíos a otros dispositivos, con lo que a mi modo de ver, tengo la solución idónea: conecto mi Android a la cámara, se me descargan las fotos, y luego mediante internet, mi Android me permite enviar las fotos que me he descargado al equipo de mi casa. Y eso lo puedo hacer si quiero, desde Kuala Lumpur.

También, y de modo gratuito, podemos automáticamente subir las fotos realizadas al servidor de Eye-Fi y se guardan durante 7 días para posteriormente borrarse. Por unos 50$ anuales puedes hacerte con una suscripción para que superados los 7 días, tus fotos permanezcan de forma ilimitada. La función Endless Memory permite que el almacenamiento de la tarjeta nunca se agote, borrando aquellas fotografías más antiguas que ya han sido copiadas de forma segura al servidor.

La proliferación de esta tecnología parece hacerse extensiva velozmente, y una vez adoptada, uno no sabe cómo podía vivir sin ella. También presiento que las nuevas cámaras Samsung Galaxy Camara o la Nikon Coolpix S800c están condenadas al fracaso, al incorporar Android en dispositivos de gama baja-media por más de 300 euros.

Se confirma pues, que el almacenamiento compartido y en la nube, son el camino a seguir para salvaguardar la información más importante: la que no se puede volver a repetir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *