LA Noire

lanoire_ElsaUno de los motivos de más peso que me llevaron a la compra de la PS3, fue el poder jugar al LA Noire. Ahora que he jugado y he completado todo el modo historia, creo que si ya no jugase nunca más a la Play, el desembolso económico ya quedaría amortizado. Además, la compra de LA Noire, ahora que ya tiene un tiempo y ha bajado a 14,95, era imprescindible: Años 40, Los Ángeles, jazz y blues, casos policiales, personajes interpretados por muchos de los actores de la gran serie Mad Men y Rockstar detrás de todo esto… ¿Quién se podía resistir? read more

Brad Mehldau

Si Bill Evans aún viviese –nos dejó en 1980, malditas drogas- compondría como lo hace Brad Mehldau. Este compositor de apellido casi impronunciable, nació hace 41 años en Florida y aunque es mucha la responsabilidad de que te comparen con uno de los grandes de jazz, también es cierto que un halago así no lo recibe cualquiera. Ya me gustaría a mí.

El hecho es que sin saber cómo, llegó a mis manos “Live in Tokio”, un álbum en directo que se grabó en la capital nipona y que se puso a la venta en 2004. Es un directo en toda regla que además de brillar por sus composiciones y adaptaciones, suena magnífico. La calidad de grabación es excelente, incluso las toses de alguna señora de la primera fila suenan de maravilla. Las composiciones del concierto aúnan las tendencias del nuevo jazz y del tradicional, donde Brad ya coqueteaba en sus inicios inspirado por Oscar Peterson, Thelonious Monk o el mismo Bill Evans. Y casi sin saberlo, el disco empezó a gustarme más y más sin saber que en realidad, me estaba recordando mucho al “Bill Evans Alone”. Un disco que me acompaña siempre en mi iPod y que sin exagerar he podido escucharlo más de 100 veces y que a pesar de ello, aún me pone la piel de gallina cuando arranca “Here’s that rainy day”. Ideal tanto para una velada romántica para dos, como para acompañar una charla animada en una cena de amigos o para disfrutar de la soledad en un día lluvioso con una copa de vino. Soy un romántico, es la edad. read more

Rodhe Island Red

Un asesinato, una investigación abierta, Chralie Parker y una protagonista negra que toca el saxofón en las calles de Nueva York prometían una lectura con todos los ingredientes necesarios para triunfar. Incluso la portada del libro te arrastra a su lectura con un sugerente título «El dulce veneno del jazz». El título en su versión original hace referencia a un saxo misterioso que según dicen está valorado en varios millones de dólares: el Rodhe Island Red.

El libro ha cumplido su objetivo: entretenerme. Lo que sucede es que no ha superado todas las expectativas que me había planteado y aunque la novela es buena, le falta un poco de estilo y clase. Es algo vulgar y reconozco que la forma de escribir de Charlotte Carter no es nada interesante. Ritmo no le falta y el argumento, aunque algo pobre, se sostiene muy bien con el paso de las hojas. read more

Llevar la voz cantante

Diana_KrallAhora más que nunca, aunque la idea siempre me ha rondado la cabeza, me produce una cierta tristeza pensar en los secundarios. En aquellos que siempre están ahí, trabajando en la sombra, haciendo bien su trabajo y cuyos nombres nunca serán dibujados con luces de neón. Da lo mismo si hablamos de cine, pintura o música. Y a esto último me quiero referir. De buena gana me recrearía con las joyas cinematográficas de Robert Duvall o Christopher Walken, pero ahora toca hablar de música.

Tengo la sensación que algo falla en la historia del jazz. Me refiero a cómo se han forjado los grandes del género. El jazz nació para hacer grandes a los chicos de los instrumentos de viento. La trompeta y el saxo son para la historia, la batería o el bajo para el olvido. A eso le llamo llevar la voz cantante, y es que si hablamos de un trío o un cuarteto, los titulares siempre se los llevan los mismos. Quizás la guitarra se ha ganado también un respeto, pero creo que es algo secundaria, algo más de los 70 ó 80. Incluso ya en nuestros tiempo sigue siendo así.  Decir también que hablar del piano merecería un apartado para él, pero podríamos decir de modo atropellado que el piano es otro mundo, otra cosa, algo con demasiada identidad como para mezclarlo aquí. read more

Botti y las trompetas

botti2Lo siento saxofón, lo nuestro no funciona. Quiero que sepas que me estoy escuchando con una trompeta y aunque lo nuestro ha sido muy intenso, creo que debemos tomar caminos diferentes, tu por la derecha y yo por la izquierda. Aunque… ya sabes que podemos seguir siendo amigos.

Así de esta forma tan real, decido enamorarme de la trompera y abandonar al saxo que tantos placeres me ha aportado durante mi descubrimiento del jazz. Claro que seguiré escuchándolo, forma parte de la historia, pero si antes, este intrumento de viento era mi preferido, ahora las cosas han cambiado. Prefiero a lo melodioso y sensual del saxo, la agresividad y la locura de la trompeta. Serán etapas que los humanos vamos cerrando para luego quizás, volver a retonar, pero ahora toca trompeta. read more

Discografía de Lee Morgan

leemorNo es la primera vez que hablo de este gran trompetista máximo exponente del hard bop, pero aprovechando que estoy poniendo en orden su discografía me gusta recordar su obra en el blog, mi expansión de memoria digital. Mientras confecciono el post, me recreo con el diálogo entre trompeta y saxofón del temazo Rajah, del álbum que lleva el mismo título. 1956 Indeed!, 1956 Introducing Lee Morgan, 1956 Lee Morgan Sextet, 1957 Dizzy Atmosphere, 1957 City Lights, 1957 The Cooker, 1957 Candy, 1960 Here’s Lee Morgan, 1960 The Young Lions, 1960 Lee Way, 1960 Expoobident, 1962 Take Twelve, 1963 The Sidewinder, 1964 Search for the New Land, 1964 Tom Cat, 1965 The Rumproller, 1965 The Gigolo, 1965 Cornbread, 1965 Infinity, 1966 Delightfulee, 1966 Charisma, 1966 The Rajah, 1967 Sonic Boom, 1967 The Procastinator, 1967 The Sixth Sense, 1968 Taru, 1968 Caramba, 1970 Live at the Lighthouse, 1970 Speedball, 1971 Lee Morgan, 1971 The Last Session read more

40 años sin Trane

traneA propósito del 40 aniversario de la muerte de John Coltrane, le dedicaré un post para recordarle tanto a él como a sus logros. La historia arranca en 1926 en Carolina del Norte donde nació John. No fue hasta 1955 en NY donde formó grupo con el trompetista Miles Davis. Con Miles compusieron grandes joyitas, destacando Kind of blue. En 1957, Trane se salvó de su adicción a la heroína gracias a su espiritualidad proveniente del catolicismo, panteísmo oriental y conciencia negra. En 1960 reinventó el saxo soprano tocando My Favorite Things. También ese año compuso Giant Steps, la progresión de acordes más endiablada del jazz. Love supreme, para muchos su obra cumbre, llegó en 1964. Un cáncer de hígado acabó con él, el 17 de julio de 1967 con 40 años. read more

Lee Morgan

leeEl desenfreno y el ritmo de este hombre, le llevaron a ser uno de los mejores trompetistas del panorama del jazz de los 50-60. Amigote de los mas grandes, tocó con Coltrane, Golson y Gillespie aunque su carrera espacial fué abruptamente rota. En medio de una actuación en el club Slugs de la calle 3 de Manhattan, su mujer le arrancó la vida de un tiro con su calibre 32. Le dió en el corazón. Al parecer ella no aceptó que él no quisiera volver con ella. Vamos, como lo que pasa en los días de hoy por desgracia, pero al revés. Murío en febrero de 1972 en el mismo NY. De los muchos temas que nos dejó, destaco The sidewinder. El primer tema es brutal. Lo grabaron en New Jersey en Diciembre de 1963 el pianista Barry Harris, batería Billy Higgis, Bob Cranshaw al bajo, Joe Henderson al saxo y … Lee Morgan a la TROMPETA. Es imprescindible. read more