¡Despierta! Los ordenadores han muerto… Teclast X80 Pro

Quizá no lo sepas aún, o puede que sí lo sepas pero aún no te has dado cuenta: los ordenadores han muerto. Los equipos de sobremesa, los portátiles, los netbooks... todos muertos. Ahora, lo que todos llevamos en el bolsillo de la mochila o en el pantalón, ha venido ha quedarse en nuestras vidas y a sustituir esos cacharros con ventiladores que hacen ruido. Hablo de los smartphones, tablets y phablets. Dispositivos ultra-portables, muy capaces y que abren un mundo de posibilidades.

Un mes con mi nueva Samsung Galaxy TAB A

Después de unas cuantas semanas de uso, la tableta A de Samsung (SM-T550) cumple con mis expectativas. Una tableta es una tableta, y no se le puede pedir más de lo que es y hace. Por ejemplo no esperaba que me hiciera unas albóndigas con tomate ni tampoco que me quitase las espinillas de la nariz, pero lo que hace cualquier tableta, lo hace muy bien. Hay que tener en cuenta que Samsung tiene ahora varios modelos de diez pulgadas, y solo nuestro bolsillo y necesidades marcarán cuál elegir. Para mi caso, la Galaxy TAB A cumple a las mil maravillas.

Las tabletas enterradoras de ordenadores portátiles

Adaptarse o morir. Los dinosaurios no se adaptaron y desaparecieron. Ahora les toca superar la prueba a los ordenadores portátiles. Pero ya han muerto. Siguen colmando anaqueles y expositores de grandes superficies comerciales alardeando de ser primicia. De todos los colores, tamaños y precios, aún no saben que han muerto. Lentamente se han visto superados por los teléfonos inteligentes y las tabletas y ahora sus finos diseños y atractivos plásticos ya no son reclamo más que para aquellos que aún llevan jersys con rombos y lucen bigotes tan espesos como dura es su mollera. Si además quieres dotar a tus dispositivos móviles de agilidad al teclado, entonces los teclados bluetooth o las fundas que integran teclado son el accesorio definitivo. Y de eso os quiero hablar: de cómo he sustituido mi portátil sin haberme casi dado ni cuenta.

Asus Zenfone 5

No voy a egañar a nadie: que cambiase de teléfono móvil hace una semana sólo fue por un motivo, mi Sony Xperia SP feneció. Algo relacionado con la batería provocaba que el móvil se resetease ante la menor demanda de intensidad. Esto era desde una llamada a un simple mensaje de texto. Conectado a la corriente todo bien, pero en el bolsillo bajar del 95 porciento de batería me llevaba a maldecir al fabricante japonés. Cambiar la batería no era viable, pues al encontrarse integrada en el terminal, me veía obligado a desmontar no se cuántos tornillos, conectores y plásticos. Ver cómo alguien lo hacía en un video, me llevó a valorar muy mucho mi atrevimiento; desmontar, cambiar batería y montar no me suponía ninguna garantía de éxito. Además, tendría que gastarme casi 30 euros en la batería. No lo veía claro. Así que como si teléfono no puedo vivir -de hecho, casi ni existo-, pues me lancé desesperadamente a la busca y captura del móbil ideal. Y eso, para alguien como yo siempre es difícil. La relación precio-prestaciones me obsesiona sobremanera, así que os cuento qué me llevó al Asus Zenfone 5.[...]

Subsonic

Ahora que los terminales móviles –léase smartphones, léase tabletas- han tomado el control de nuestra vida y hogares, se hace imprescindible alimentarlos con contenidos. Su almacenamiento es muy limitado incluso dotándolos de 64 GB, de modo que el streamming es necesario sí o sí. Y cuando llega el momento de escuchar nuestra biblioteca de música [...]

Samsung Galaxy S3 y otras visicitudes

En esta carrera imparable y tecnológica de dispositivos móviles no hay mes en la que no se presenten modelos nuevos o que aparezcan noticias sobre futuros proyectos en marcha. Los dispositivos adoptan más núcleos, más megahercios y mejores cámaras fotográficas, pero más allá de eso, siguen siendo lo que son: cacharros para conectarse a internet [...]