Fiio E17k aka Alpen 2 playing HiRes: Essential tips nobody explained you.

Since I bought my new Fiio e17k -aka Alpen 2- seems everyday I am more excited. Not only because it is handy and looks great in my hand, it is because every álbum listened with is a new adventure as well. My CD albums are re-discovered with a full richness of sound and a bright trebles with bass as never I have heard. Because I am talking about hear more than listen music beyond 44 khz and 16 bits. I am enjoying HiRes as I never figured.

Onkyo Colibrino

Por cuestiones de espacio, he tenido que reubicar mi conjunto amplificador Onkyo A-9155 y mis altavoces Yamaha SC-333 a otro espacio, obligándome a adquirir un equipo de sonido más compacto y así ganar espacio para almacenar libros y revistas en el mismo mueblo. Esto no lo veo como una desgracia, si no como una oportunidad para evaluar equipos de alta fidelidad de cierta calidad y de diseño algo más arriesgado y moderno en comparación a la tradición clásica del mundo melómano. Con un presupuesto de unos doscientos euros, debía buscar algo que sonase bien, mejor conectividad, de una marca con nombre y si podía ser bonito -detesto el adjetivo, pero así es como debía ser-. Tras rebuscar entre muchos modelos, finalmente metí en el maletero del coche una caja blanca grande en la que rezaba Onkyo Colibrino.

Tritton Kunai

tritton_carloneYa sabemos desde hace bastante tiempo, que muchos juegos tienen además de su modo campaña, un modo multijugador. Este modo cada vez cobra más relevancia, y ya incluso se lanzan juegos prescindiendo del modo historia, siendo exclusivos para jugar ONLINE. No cabe duda entonces, que si queremos disfrutar a tope de la cualidades cooperativas de las partidas por internet, debemos hacernos con un sistema de auriculares y micrófono integrados. Así que después de pasearme por la red y por algunas tiendas físicas, mi decisión creo que acertada, fue la de adquirir los Tritton Kunai. read more

Shure SRH240A

De un tiempo a esta parte he tomado la costumbre de escuchar la música con auriculares. En casa, y a pesar de disponer de un equipo de alta fidelidad creo que decente, se me hace bastante difícil poder disfrutar de la música a un volumen razonable. Unas veces por ser demasiado tarde, otras por respeto a los vecinos y otras por ya tener suficientes decibelios con los gritos de las niñas. Solución: encerrarme con unos buenos cascos –no gusta el término, pero es muy universal-.

Los últimos auriculares grandes que tenía, me duraron 8 meses. Unos Sennheiser HD 218 se rompieron prematuramente. El iPod al descansar en mi bolsillo trasero y agacharme, hizo palanca entre mi bolsillo y el conector de los auriculares, reventando la conexión. Así de estúpido y así de frágil por partes iguales. Tengo un 20% de culpa, lo sé reconocer, pero la marca alemana tiene el resto. Se supone que el diseño y construcción del conector así como el material, deberían haber soportado el incidente. Mis otros auriculares, los portables –los de salir a la calle y los de usar en la oficina-, también Sennheiser PX10 me duraron bastante más, casi 3 años, pero acabaron sucumbiendo. El auricular derecho dejó de funcionar. Conclusión: no más Sennheiser. Siempre me he tomado muy en serio a este fabricante, de hecho siempre he confiado en sus productos, pero su calidad y durabilidad queda en entredicho en mi caso. read more