La señal

Por la cubierta y la sinopsis, pensaba que afrontaba una lectura policíaca sórdida. De esas de un asesino en serie chunguete que mata chicas haciéndolas pedazos y metiéndolas en maletas para luego tirarlas en un callejón oscuro en mitad de la noche. Al estilo Pierre Lemaitre pero algo más suave. Pero estaba muy equivocado: La Señal es un libro perfectamente clasificable dentro del género fantástico pero con toques policíacos revoloteando y todo muy pero que muy bien hilvanado.

La chica de la niebla

Hay algo en el título que me alejaba del libro La chica en la niebla. Demasiado manido. Pero había algo que me acercaba, Donato Carrisi, su escritor. Y hubo algo que definitivamente me empujó, Michael Connelly lo ponía por las nubes. Y entonces, comencé a leerlo. Hoy he terminado el libro sin arrepentirme de haberle dedicado mi tiempo. Es una buena obra que comete el gran pecado de comenzar demasiado bien para como luego termina. Es de esos libros que arranca tan poderosamente, que arrasa los primeros capítulos para deslucirse en el último tercio.

La La Land… Ciudad de estrellas

El hecho de que ayer noche volviese a ver “La La Land” tan solo siete días después de verla por primera vez, es un hecho insólito. Y escribo insólito puesto que si ya es remarcable ver la misma película dos veces, más lo es verla en tan corto espacio de tiempo. Creo que este récord solo fue igualado por Instinto Básico en 1992. Aquella vez fue en el cine, el día de su estreno. Luego no pude evitar acudir a la misma sala el fin de semana siguiente para volver a ver a la Stone y al Douglas en una película que marcará sus carreras para siempre. Seguramente más para ella que para él, pero obra de culto definitivamente. También fue lo único decente que Verhoeven sacase a la luz. Luego la cinta la he vuelto a vez dos o tres veces más. Suele pasar: cuando algo te gusta tanto como para repetir una vez, suele repetirse más veces. Y La La Land, es una de esas cintas que marca.

Be here now

Me lanzo a escribir esta entrada en el blog sin demasiada planificación. Impulsado simplemente por la necesidad de escribir sobre algo que se cruzó anoche en mi vida y que no me suelta. Es el documental sobre la lucha contra el cáncer que mantuvo Andy Whitfield. Una hora y media de lucha, dolor y amor, filmada con una naturalidad inigualable durante los dieciocho meses que duró su viaje. Por aquí le llamaba Andy y su esposa a cada uno de los pasos que recorrían en busca de esperanza: the journey. El intérprete de la primera temporada de Spartacus nos dejó su mejor legado con la esperanza de darnos fuerzas para luchar por aquello que amamos y que puede ser temporal. Nada como el presente feliz de su tatuado BE HERE NOW.

Mad Max Furia en la Carretera

Si solo fuese una película buena, quizá no escribiría sobre ella. Si fuese muy buena seguramente me esperaría a juntar dos o tres películas más y hablaría de todo el lote. Pero Mad Max Furia en la Carretera es excepcional, y por eso escribo una entrada completa dedicada a ella. No exagero de verdad. Es una obra de arte más que atesorar en ese pequeño museo de las experiencias que merecen la pena.

Y dicen que el cine está muerto

Dicen que para que una historia sea conmovedora o sugerente debe ser trágica. Que lo divertido y feliz no llena páginas de libros ni minutos de cinta. Estoy bastante de acuerdo. Los adultos sabemos que la felicidad no dura mucho y que a la vuelta de la esquina siempre hay una mala noticia aguardando. Enfermedades, desamores y muerte han alimentado ríos de tinta y eso ha sido así en el pasado y también ahora en el presente. Así pues, es lógico pensar que las tres películas de las que quería hablar en este post, tienen poco o mucho de trágico En realidad hay dolor a manos llenas. No voy a menti

El profesor (Detachment)

Hoy hace una semana que vi "El profesor" (Detachment o desapego en su título original). Desde entonces, que no paro de darle vueltas a la película. Me llegó tan hondo que pienso que debo escribir sobre algunas de las reflexiones que Tony Kaye nos plantea. Más allá de esas reflexiones, nos queda un trabajo excelente con un Adrien Brody luciéndose en un papel hecho a medida para él y una soberbia calidad en cada uno de los minutos de cinta. Es de esas películas que cuando superas los primeros sesenta minutos, piensas: que no se acabe, que no acabe nunca.

Haley Wilde AKA Gia DiMarco. La historia de una transformación y un caso de éxito personal.

Hace aproximadamente doce años, Haley Wilde colapsó Internet con sus vídeos y fotos. Los que acostumbran o acostumbramos a ver porno -sí, yo también lo hago-, alucinábamos con su belleza y naturalidad. Multitud de escenas domésticas con su novio y vídeo-shows muchos en solitario, catapultaron a ese chica de poco más de veinte años al estrellato. Pasados esos doce años, descubro ahora que sea ha cambiado el nombre artístico por Gia DiMarco. Y me he quedado estupefacto con su nueva vida: se ha pasado al porno de alto voltaje y ha sido madre. Electrocutante.

Warm Bodies

Por norma general, ver una película de zombies se entiende sólo de una manera: un grupo de humanos huye de hordas de no-muertos en busca de una salida y debe abrirse paso siempre a tiros. Este planteamiento que es tan clásico y predecible ha vendido millones de dólares y aunque no siempre con mucha fortuna, [...]