God of war

Después de mucha expectación y un buen puñado de años desde que Kratos nos dejó con su última entrega Ascensión, vuelve como si fuera a la gran pantalla a todo lujo. Unos gráficos máximo exponente de la nueva generación de consolas, un doblaje excepcional, un guion sublime, un ritmo trepidante y unos diálogos elaboradísimos. Con guiños a los anteriores títulos de la saga, esta nueva obra de arte es algo menos intensa, algo menos violenta y sin las tradicionales escenas puntuales de ñaca-ñaca, pero es más largo, más emocional, más visual y más profundo. Kratos tiene más de humano que nunca, y la relación con su hijo Atreus da lugar a momentos muy especiales. Va a ser verdad que estamos ante si no el mejor, uno de los títulos que marcan el punto de inflexión en los videojuegos. Un antes y un después que empequeñece títulos que brillaban tan solo hace media docena de meses, y es que jugar a según qué, después de disfrutar God of war, te deja muy frío.

Late Shift

De tanto ver la carátula de Late Shift en la Playstation Store, le había cogido hasta dentera al juego. Siempre por aquí de oferta, siempre por allí con descuentos,… Hará cosa de tres meses, antes de las rebajas de verano, apareció como descarga digital -no podía ser de otra forma-, por 4,99 euros. Entonces le presté atención; miré el video promocional. Dije, qué carajo, y por qué no. Y lo he jugados dos veces. Una peli con algunas decisiones intrascendentales entregado con un lazo y buena manufactura.

Little Nightmares DLC

Compré la edición completa de Little Nightmares convencido de que pasaría unas buenas cuantas horas de buen juego. Las primeras impresiones apuntaban gloria, pero a la mitad del juego la repetición de escenarios y mecánicas auguraban lo peor: Un juego soso y poco impresionable. El DLC tenía dos capítulos ya publicados de los tres anunciados, por lo que lo dejé hasta contar con todo el contenido completo. Eso ha sido ahora, y ya lo he terminado. El DLC creo ha sido el culpable de mi hastío a todo lo que tiene que ver con el mundo PlayStation.

Wolfenstein II The New Colossus

Me compré la edición coleccionista de Wolfenstein II como un quinceañero desesperado. Casi hasta hice cola en la tienda moviendo las manos en los bolsillos impulsivamente acariciando el billete de cincuenta euros. La caja era de cartón con un librito dentro y todo eso. The New Order resultó ser una experiencia reveladora para mí. The Old Blood una continuación muy continuista, y The new colossus ha resultado otra continuación también muy continuista. Más de lo mismo y vuelta a empezar. Más tiros, más nazis, más sangre y más cascos negros que revientan al impactar con chorros eléctricos azules. Escenarios poco variados, con estética repetida y menos humor. Menos sexo y menos de todo. Lo siento, no me ha gustado. He disfrutado, cierto. Pero no me ha sorprendido. Bueno, me ha sorprendido porque no era lo que esperaba. Tristemente.

Amnesia The Dark Descent

Después de haber jugado a Soma, no podía dejar pasar la oportunidad de repetir con los chicos de Frictional Games y probar suerte con Amnesia. Un juego que vio la luz en 2010 y cuyo título The Dark Descent fue el inicio una trilogía recogida en Amnesia Collection. Interesado básicamente en el primer juego, he reservado muchas fuerzas y tiempo para poder degustarlo con calma y paz necesaria. Un juego para vivirlo desde dentro y saborear una trama casi de libro y que requiere de grandes dosis de paciencia. El paso de los años ha causado mella en Amnesia. Hay que ser honesto.

Black the Fall

Limbo o Inside inauguraron un nuevo género de videojuegos que aunaba plataformas y puzles en una ambiente tétrico, misterioso y oscuro. Siguiendo ese estilo, Black the Fall nace tímidamente con la intención de continuar con ese estilo que tanto ha gustado entre los amantes de los juegos indies que huyen de los triples As.

Uncharted El Legado Perdido

Finalmente la última entrega de Uncharted, El Legado Perdido, ha sucumbido. Lo hace después de varios meses desde que vió la luz en el mercado, y mis expectativas eran tan altas que he querido mantener la caja video juego a vista durante tanto tiempo para prolongar el deseo deliveradamente. Con la última entrega de Nathan Drake, los chicos de Naugthy Dogs solo podían hacer lo que han hecho, y es utilizar a unos de los personajes de la saga como protagonista de lo que podría ser la continuación de una de las series exclusivas de Sony más exitosas de la historia. Matar este proyecto sería una decisión estúpida cuando la fábrica de hacer dinero que genera es ingente. A pesar de eso, podría resumir El Legado Perdido como una obra de arte cualquiera.

The Waling Dead: A new frontier

Pensando que la tercera temporada que Telltale Games producía de The Walinkg Dead era la última, afronté el juego con mucha emoción y entusiasmo. Incluso mi idea de que no habría más temporadas quedó reforzada al ver que a finales de año, la compañía ponía a la venta un recopilatorio de todas las temporadas junto con los spin-off y capítulos especiales. Pero resulta que no, que habrá una última y cuarta temporada que verá la luz a lo largo de 2018. Buenas noticias por descontado. Pero difícil será superar la calidad que deja A new frontier. Una temporada que derrocha calidad en todos los sentidos, empezando por un guión excepcional, el mejor de toda la saga, y un final de decisiones espectaculares. Las consecuencias más.

Wolfenstein Old Blood. ¡Más plomo!

Después de saborear el magnífico Wolfenstein Old Blood The new Order, necesitaba seguir bebiendo de las mieles del buen hacer. Por eso, y aunque algo más tarde de lo que esperaba, le he hincado el diente a Old Blood. Una entrega que inicialmente estaba destinada como contenido descargable de The New Order pero que acabó como juego independiente. Corto pero barato, merece la pena.

Intenciones Ocultas

Supermassive Games nos alumbró el camino de un nuevo estilo de juego que lleva más allá el poder de la decisión del jugador dependiendo de sus decisiones. Con Until Dawn le dio una bofetada a Telltale Games superando a este último en gráfica y artística. También el producto está más redondeado, con un doblaje excelente y una calidad general de triple AAA. Pues bien, ahora llega Agenda Oculta (Hidden Agenda), un videojuego que sigue el mismo estilo que Until Dawn pero en un formato más cinematrográfico y adoptando la tecnología que tanto Sony trata de vendernos: PlayLink. El resultado es brillante.