Sonido en Alta Resolución. HiRes.

Aquellos que nos sentimos audíofilos, solemos afirmar que la alta fidelidad nos entra por los ojos. Cuando buscamos la mejor experiencia acústica, indudablemente también necesitamos cuidar el resto del conjunto, y eso pasa por unos acabados elegantes y cuidados, y un diseño que roce prácticamente lo tradicional sin renunciar a la sofisticación. Ese esnobismo que caracteriza a los amantes de algo hasta la extenuación, no excepciona a los melómanos que buscan el mejor sonido. Llegados a un punto ridículo, incluso me atrevería a afirmar que hay un punto romántico que mantiene vivo ese espíritu fetichista. Pero nunca renunciando a la alta fidelidad como concepto: máxima calidad de sonido con los mejores componentes que uno pueda sufragarse. Y ahí es donde ahora, las tendencias y los vaivenes tecnológicos nos llevan al sonido de Alta Resolución: la máxima expresión en calidad para aquellos que siempre necesitan reafirmar su compromiso con el buen sonido.

Leer más

Onkyo Colibrino

Por cuestiones de espacio, he tenido que reubicar mi conjunto amplificador Onkyo A-9155 y mis altavoces Yamaha SC-333 a otro espacio, obligándome a adquirir un equipo de sonido más compacto y así ganar espacio para almacenar libros y revistas en el mismo mueblo. Esto no lo veo como una desgracia, si no como una oportunidad para evaluar equipos de alta fidelidad de cierta calidad y de diseño algo más arriesgado y moderno en comparación a la tradición clásica del mundo melómano. Con un presupuesto de unos doscientos euros, debía buscar algo que sonase bien, mejor conectividad, de una marca con nombre y si podía ser bonito -detesto el adjetivo, pero así es como debía ser-. Tras rebuscar entre muchos modelos, finalmente metí en el maletero del coche una caja blanca grande en la que rezaba Onkyo Colibrino.

Leer más

Dos discos de verano 2015

En lo que llevamos de verano he descubierto algunas cuantas joyas musicales. Pero hay dos que me tienen sorbido los sesos. No me canso de escuchalas y a cada re-escucha re-descubro matices, tonos y aspectos que no había visto previamente. Son dos discos que podríamos clasificar de poco convencionales, la cual cosa no les hace poco comerciales, pero se les debe reconocer que el público que buscan no es el del clásico degustador musical casual. Es para un público como yo. Que valora cada corte del disco y que apreciando los superventas, valoro mucho más el camino difícil que buscan algunos músicos por hacer aquello que les gusta. Me dejo de misterios y paso al tema.

Leer más

Discos de Febrero a Mayo

Escuchar estos días a Tok Tok Tok no es pura casualidad. Escuché hace 5 ó 6 años “From soul to soul” y de tanto escucharlo esporadicamente necesitaba algo más fresco. Así que “About” llegó con la intención de reafirmar que el grupo alemán conseguirá un hueco en mi corazón. Primero como quinteto y luego como trío, […]

Leer más

Discos de Enero

Aún me sigo preguntando cómo la música tiene tan poca representación en mi blog, cuando realmente está presente en mi vida más incluso que el resto de cosas de las que hablo: conduciendo en el coche, mientras trabajo en la oficina, en la cama con auriculares, en el sofá o incluso mientras tomo un rato […]

Leer más

LA Noire

lanoire_ElsaUno de los motivos de más peso que me llevaron a la compra de la PS3, fue el poder jugar al LA Noire. Ahora que he jugado y he completado todo el modo historia, creo que si ya no jugase nunca más a la Play, el desembolso económico ya quedaría amortizado. Además, la compra de LA Noire, ahora que ya tiene un tiempo y ha bajado a 14,95, era imprescindible: Años 40, Los Ángeles, jazz y blues, casos policiales, personajes interpretados por muchos de los actores de la gran serie Mad Men y Rockstar detrás de todo esto… ¿Quién se podía resistir? read more

Leer más

Wye Oak

Quizás porque son de Baltimore, o por su sencillez, o por sus videos en Youtube, o por sus pegadizas melodías, o por ser poco conocidos o por su frescura. Me faltan conjunciones coordinadas para explicar por qué Civilian, el último trabajo de Wye Oak, gira y gira sin parar en mi iPod.un video en directo en un balcón en Amsterdam. En esa ocasión, sólo necesité un puñado de acordes para darme cuenta de que estaba ante algo grande. El video es conmovedor: un atardecer en la ciudad de los tulipanes, el viento sacudiendo el pelo de Jenn Wasner, un tímido Andy Stack que por vergüenza o falta de costumbre no mira a la cámara y Civilian poniendo banda sonora a casi 4 minutos de éxtasis. Imagino fuera del alcance del objetivo de la cámara, un par de cervezas tibias en un pequeña mesa a sus pies, quizás algún cigarrillo languideciendo en un barato cenicero, y sus maletas de viaje aún sin deshacer sobre las camas de un céntrico hotel. read more

Leer más

Brad Mehldau

Si Bill Evans aún viviese –nos dejó en 1980, malditas drogas- compondría como lo hace Brad Mehldau. Este compositor de apellido casi impronunciable, nació hace 41 años en Florida y aunque es mucha la responsabilidad de que te comparen con uno de los grandes de jazz, también es cierto que un halago así no lo recibe cualquiera. Ya me gustaría a mí.

El hecho es que sin saber cómo, llegó a mis manos “Live in Tokio”, un álbum en directo que se grabó en la capital nipona y que se puso a la venta en 2004. Es un directo en toda regla que además de brillar por sus composiciones y adaptaciones, suena magnífico. La calidad de grabación es excelente, incluso las toses de alguna señora de la primera fila suenan de maravilla. Las composiciones del concierto aúnan las tendencias del nuevo jazz y del tradicional, donde Brad ya coqueteaba en sus inicios inspirado por Oscar Peterson, Thelonious Monk o el mismo Bill Evans. Y casi sin saberlo, el disco empezó a gustarme más y más sin saber que en realidad, me estaba recordando mucho al “Bill Evans Alone”. Un disco que me acompaña siempre en mi iPod y que sin exagerar he podido escucharlo más de 100 veces y que a pesar de ello, aún me pone la piel de gallina cuando arranca “Here’s that rainy day”. Ideal tanto para una velada romántica para dos, como para acompañar una charla animada en una cena de amigos o para disfrutar de la soledad en un día lluvioso con una copa de vino. Soy un romántico, es la edad. read more

Leer más

¡Vuelve el vinilo! ¿pero alguna vez se fue?

Antes de leer –y en mi caso de escribir- este post, debemos dar rienda suelta a nuestro lado más visceral y romántico que llevamos dentro para predisponer a nuestro yo a sintonizar con mis emociones. Se trata de hacer un pequeño ejercicio de experimentación o viaje en el tiempo para volver a recuperar los vinilos. Si, si, aquellos discos de color negro con cara A y cara B que algunos melómanos dicen que ha vuelto. Y otros que nunca se fue.

No me importa revelar mi edad, pero no lo podré fácil. Melómano precoz, a los 14 años mi interés por la música florecía a la par que mi cuerpo experimentaba explosivos cambios hormonales. Esa conjunción elevaba cualquier estímulo a la categoría de hito histórico, y aunque aún conservo ciertos comportamientos similares, en aquella época todo era especial. Ir a mi tienda favorita de discos de importación y gastarme el dinero del cumpleaños en un par de maxi-singles era la mejor fiesta de aniversario. Gastar las yemas de los dedos recorriendo las cubiertas de cartón de los discos en la tienda en busca de alguna joya era un festín. Recuerdo que incluso ya después sentado en el metro de vuelta a casa con mi compra, me olía los dedos con melancolía. En la bolsa, dos discos vibraban al ritmo del traqueteo del vagón: PKA, Let me hear you say yeah y FRONT 242, Never Stop. Eran bombas de rabiosa actualidad y ardían en deseos -al igual que yo- de ser pinchados en mi tocadiscos. Esperar 30 minutos de trayecto hasta casa, convertían el viaje en un infierno. read more

Leer más