Alejarse de la costa

Alejarse de la costa nadando tiene algo de heróico. Siempre lo he pensado puesto que nunca sabes cuándo debes parar y así garantizar una reserva de fuerzas para volver. Para algunos como yo alzanzar nadando la boya amarilla que delimita la zona de bañistas es suficiente para sentir la llamada del mar. Es un lugar donde estás solo y salvo alguna gaviota posada sobre esa baliza, las olas serán tus únicas compañeras. El silencio te envuelve y los gritos de niños y coches quedan amortiguados por la distante orilla. read more

Llueve en Holanda

DSCN2333cutCuando me encuentro a miles de kilómetros de casa todo es diferente. Lejos de mi barrio, mis carreteras, mis tiendas o mi rutina, hacen de esa visita  siempre algo emocional. Se convierte en una experiencia. Cualquier ciudad se muestra ante mi de una forma especial. Cuanto más lejos, más me aporta. Es el caso de una tarde cualquiera del mes de Agosto en Amsterdam, en la confluencia de Leidsestraat con Prinsengracht. Sucedió el 25 de agosto de 2004 a las 19:23. Durante mi visita esos días a la ciudad, esperaba embriagarme de su atmósfera, de sus canales, arquitectura, tiendas locales, parques y museos; al fin y al cabo estos elementos son los verdaderos reclamos, pero hay otros regalos que no salen en las guías turísticas: los momentos robados que no sabes cuando te encuentras al girar la esquina. read more

Memorables momentos

sparkNo hace mucho, en una película, uno de los personajes debía morir. Sabía que su misión le llevaría a una muerte inexorable. Con sumisa aceptación y aceptando sus últimos días como una oportunidad para recordar sus mejores actos o momentos de la vida, confecciona una lista. En la lista sólo recopiló cinco instantes, el top-five de los mejores momentos de su vida. Supongo que el orden tanto le daba, es difícil decidir cual es mejor y cual no, pero lo delicado de la situación me activó un resorte. ¿Debo esperar a mis últimos días para recordar mis Memorables momentos? Digo memorables momentos cuando no quiero decir únicos ni irrepetibles. Serán situaciones concretas en lugares determinados, que aún en repetidas veces pueden ser memorables. No debe ser algo irrepetible, algo rutinario puede ser memorable si se hace con gusto, y saber que lo puedes rememorar tantas veces quieras, no le quita mérito. De esta forma y gracias a esa escena filmada, inauguro una categoría en el blog denominada Memorable momentos en las que recopilaré pequeños flashes que han brillado en mi corta todavía vida y que hacen… que la vida valga la pena. read more