Donde los hombres llevaban sombrero

Justo cuando me decido a escribir sobre "Donde los hombres llevaban sombrero", es cuando descubro que esta novela es prácticamente una extensión de "La ciudad de las mentiras". Ambas mantienen un fondo histórico y político con fuertes tintes de intriga y espionaje, pero las ubicación geográfica se plantea en la primera entrega en el Tánger de los años 40 dando testimonio a una relación entre dos personajes que se reencuentran en "Donde los hombres llevaban sombrero". Ahora, diez años después en La Habana, estas dos personas comparten protagonismo con una tercera para crear un triángulo de conspiraciones que suponen un punto de inflexión en sus vidas.

Leer más

En el mar

El mar visto desde la tierra siempre me ha seducido. El mar visto desde el mar quizá más aún; con su profundidad, sus olas y mareas, y la soledad de quien navega en él. Puede que acabe como un proyecto frustrado, pero siempre ha sido mi deseo poder salir a mar abierto con un velero en solitario y alejarse de la costa en busca de silencio. Pero el mar también alberga peligros y esa misma soledad que ahora me resulta atractiva, puede convertirse en una pesadilla, como la de nuestro protagonista de En el mar. La historia de un hombre que huye de su trabajo, de la oficina y compañeros, para surcar los mares desde Dinamarca a Holanda en busca de respuestas a su crisis personal. En ese viaje, Toine Heijmans nos detalla con exquisito conocimiento en la materia, las exigencias del mar. De los términos y vocablos propios del lenguaje náutico pero vestidos con una historia potente y profunda. De reflexión y contrastes que nos permitirán formar parte de ese viaje desde el sofá. Con él descubriremos los secretos de los viejos lobos de mar y de los que se quedan en tierra sufriendo por ellos, cuando parten.

Leer más

Antes de que hiele

Hará algo más de once años que le di una oportunidad a Mankell. Sí, al elogiado Henning Mankell. Fue con El Chino, y ya noté yo… que no me encajaba. Que se enredó con la política y que aquella novela de suspense acabó siendo de todo menos de eso. Pensé aquello de, vaya, he ido a parar a la peor obra de este gran escritor. Qué mala pata. Por eso, cuando cayó de la nada en mis manos Antes de que hiele, quise darle otra oportunidad. El argumento versa sobre algún asunto relacionado con una secta religiosa, luego el protagonista no era el archi-conocido Kurt Wallander si no que es su hija -aunque él aparece-, y como no, la localización escandinava siempre me atrae así que abrí la novela y empecé a caminar. Trescientas y pico páginas después, cierro el libro con la misma sensación que con El Chino. No es para tanto. No volveré a leerle.

Leer más

Traición

Pensé que si a una novela le otorgaban el premio RBA de novela policíaca de 2018 sería un buen motivo para estrenarme con Walter Mosley. También leo de un tal George Pelecanos postulando a Walter como “Uno de los autores estadounidense más apasionantes e incisivos”. Además, no me canso de admitir que las portadas de un libro son decisivas para vender su contenido, así que Traición se coló en mi vida por la puerta de atrás y casi sin permiso. Trescientas quince páginas después, no todo es oro lo que brilla, a pesar de destacar el amarillo en gran parte de la ilustración de la obra. Una novela de intriga a tirones, de piezas encoladas, de ritmo a bajas pulsaciones por minuto y que en términos generales no tiene mucho de policiaco, tampoco de pasillos de abogados en tribunales ni olor a pólvora. Pero a pesar de todo, tiene algo de todo eso que hace que el viaje haya valido la pena.

Leer más

LLamada para un muerto

De todas las novelas policíacas o de intriga que reposaban apiladas en la librería, las de John Lecarré parece que resaltaban más que el resto. Una especialmente, que con parte del lomo y la portada en amarillo, se quería venir conmigo. El argumento era atractivo y por descontado, la buena fama precede al escritor, por lo que la elección estaba servida. Luego resulta que ésta era la primera entrega de una saga de seis de un tipo ya entrado en años que trabaja para la inteligencia inglesa. Hablamos de George Smiley en Llamada para un muerto.

Leer más

Leche caliente

Mi degenerada visión de la vida -que con la edad va a peor- me provoca cierta mueca cuando tomé por primera vez el tocho de hojas encuadernadas de “Leche caliente”. Risitas a parte, y terminado el libro, sigo sin saber a qué diablos viene el título. Porque aunque haya disfrutado intensamente de la lectura de una de las obras más conmovedoras que haya leído, no comprendo a qué hace alusión Deborah Levy cuando tituló así a su obra. Quizá solo buscaba que mentes como la mía fueran reclamadas como anzuelo, pero realmente no lo necesita. Y más que probable, un título como “Agua templada” hubiera sido más acertado. Bueno, me da igual, el argumento y cada una de las páginas de la novela son pura delicia. Prepara tus sentidos, pues los van a despertar. Y a agitar.

Leer más

Bajo la piel

“Bajo la piel” es una novela con sorpresa. Ni la portada ni el primer tercio del libro pueden llevar a pensar al ingenuo lector que luego todo cambiará. Que el argumento girará tanto como para no gustarle. Como en mi caso. A mi ya me parecía bien saber cosas sobre una chica con problemas -ya nos los descubrirán con fuerte parsimonia- que conduce de solo a sol por las carreteras húmedas y frías escocesas en busca de autoestopistas. Pero no de cualquiera, deben cumplir un patrón para ser dignos de ser drogados y llevados a una granja. Lo que sucede luego, se nos oculta hasta bien entrados en la novela. Y para cuando nos lo cuentan, quizá ya es tarde. Sigue leyendo si no quieres que te pase como a mi.

Leer más

El mal camino

De un rockero reinventado a escritor solo podía salir una novela de música, bebida y drogas. Aunque le pesen a algunos, los estereotipos se cumplen, y en el fondo es que es normal: los escritores novelan sobre aquello que conocen y sobre aquello que directa o indirectamente han vivido. Pero El mal camino es mucho más que eso, es una historia de imaginación alucinógena, de relaciones tirantes, de suspense oscuro, de curiosidad insana y de coincidencias malogradas.

Leer más

Tren nocturno

A Tren Nocturno solo le ha hecho falta contar con una portada de diseño muy atractivo, un puñado de buenas críticas, ser una novela policiaca y mostrar una fotografía de su autor con cara de macarra chungo para atraerme. Bueno, y que el argumento gire en torno a una protagonista detective marimacho que debe descifrar la muerte de alguien que conocía desde pequeña y ser hija de policía. No podía negarme a todo eso.

Leer más

La maestra de piano

La Maestra de Piano empieza como un puzzle desparramado en la mesa. Piezas que irán uniéndose para terminar componiendo una imagen de Hong Kong antes y durante la ocupación japonesa de la Segunda Guerra Mundial. Un retrato húmedo de cómo unos pocos chinos y otros tantos ingleses, convivían en la abundancia pre-guerra y cómo manejaron las atrocidades que les llegaron. Era una cuestión de supervivencia no apta para la dignidad y el honor. Un libro que jamás hubiese leído -al menos por su portada-, y que me ha demostrado que ser abierto de miras suma más que resta.

Leer más