Fairbanks

Después de unos cuantos días casi me siento un ciudadano más de Fairbanks -¿serán fairbaksianos?-. La segunda ciudad más grande de Alaska es realmente especial, y lo es como no, por su clima. Veranos muy calurosos e inviernos extremadamente fríos convierten a esta ciudad en todo un espectáculo. Sólo hace falta seguir, como he hecho yo, la webcam que nos envía imágenes en directo de la ciudad. Lamentablemente los fotogramas que nos llegan son casi todos nocturnos puesto que en esta época del año apenas tienen 6 horas de luz. Justo al contrario que en verano, donde casi disfrutan o padecen de 24 horas de luz. La cámara enfoca al río Chena y a la calle Cushman. El bar-restaurante de la imagen, sirve de refugio para los que terminan la jornada y buscan algo de calor, siendo muy visitado a partir de las 23:00. read more