StartUp

Las casualidades llevan a personas de distintas culturas y distintas vidas a trabajar en equipo para tratar de poner en marcha una empresa tecnológica y forrarse. Esto, que ya es mucho, incluye a un policía corrupto, a un haitiano pandillero, a una informática hacker y a un niño de papá con aspiraciones. La mezcla ecléctica, da un resultado sorprendente cuando además se envuelve de la humedad y del sol de Miami. Las interpretaciones son creíbles, la fotografía excelente, el guion sin apenas peros y el reparto de gran calidad.

No se qué tiene Ron Perlman que me engatusa. Su fuerte carácter unido a su singular aspecto estrafalario combinan dos cualidades muy interesantes. Ya lo vimos en otra serie de Amazon -véase Hand of God- y con la edad su carisma aumenta. De Martin Freeman poco malo que decir también, aunque desaparece poco a poco hasta marchar sin despedirse en la segunda temporada. Quizá la entrada de Ron en esta segunda temporada no dejaba sitio a tanto ego, o a la chequera.

Las tres temporadas dan para mucho, y a pesar de que son diez capítulos por cada una, cunde bastante. Es de esas series que no me apetece compartir con nadie, es un tesoro para mi. La cuarta temporada no queda descartada, aunque están que si sí, que si no, haciéndose los productores y los otros los interesantes, pero yo diría que acabará entrando. Amazon sabe que tiene un filón y sabrá aprovecharlo.

Leer más

Donde los hombres llevaban sombrero

Justo cuando me decido a escribir sobre "Donde los hombres llevaban sombrero", es cuando descubro que esta novela es prácticamente una extensión de "La ciudad de las mentiras". Ambas mantienen un fondo histórico y político con fuertes tintes de intriga y espionaje, pero las ubicación geográfica se plantea en la primera entrega en el Tánger de los años 40 dando testimonio a una relación entre dos personajes que se reencuentran en "Donde los hombres llevaban sombrero". Ahora, diez años después en La Habana, estas dos personas comparten protagonismo con una tercera para crear un triángulo de conspiraciones que suponen un punto de inflexión en sus vidas.

Leer más

God of war

Después de mucha expectación y un buen puñado de años desde que Kratos nos dejó con su última entrega Ascensión, vuelve como si fuera a la gran pantalla a todo lujo. Unos gráficos máximo exponente de la nueva generación de consolas, un doblaje excepcional, un guion sublime, un ritmo trepidante y unos diálogos elaboradísimos. Con guiños a los anteriores títulos de la saga, esta nueva obra de arte es algo menos intensa, algo menos violenta y sin las tradicionales escenas puntuales de ñaca-ñaca, pero es más largo, más emocional, más visual y más profundo. Kratos tiene más de humano que nunca, y la relación con su hijo Atreus da lugar a momentos muy especiales. Va a ser verdad que estamos ante si no el mejor, uno de los títulos que marcan el punto de inflexión en los videojuegos. Un antes y un después que empequeñece títulos que brillaban tan solo hace media docena de meses, y es que jugar a según qué, después de disfrutar God of war, te deja muy frío.

Leer más

En el mar

El mar visto desde la tierra siempre me ha seducido. El mar visto desde el mar quizá más aún; con su profundidad, sus olas y mareas, y la soledad de quien navega en él. Puede que acabe como un proyecto frustrado, pero siempre ha sido mi deseo poder salir a mar abierto con un velero en solitario y alejarse de la costa en busca de silencio. Pero el mar también alberga peligros y esa misma soledad que ahora me resulta atractiva, puede convertirse en una pesadilla, como la de nuestro protagonista de En el mar. La historia de un hombre que huye de su trabajo, de la oficina y compañeros, para surcar los mares desde Dinamarca a Holanda en busca de respuestas a su crisis personal. En ese viaje, Toine Heijmans nos detalla con exquisito conocimiento en la materia, las exigencias del mar. De los términos y vocablos propios del lenguaje náutico pero vestidos con una historia potente y profunda. De reflexión y contrastes que nos permitirán formar parte de ese viaje desde el sofá. Con él descubriremos los secretos de los viejos lobos de mar y de los que se quedan en tierra sufriendo por ellos, cuando parten.

Leer más

Fleabag

De verdad que lo necesitaba, en serio. Un libro muy mediocre y una serie extenuantemente aburrida era lo máximo que podía aguantar. Necesita algo que me arrancase esa mala sensación y despertase mi vitalidad nuevamente. Dentro del nutrido catálogo de series de Amazon, una destacaba por su argumento y presentación: FleaBag. La vida de una joven mujer londinense, picante y cosmopolita me atrajo casi desde el principio. De hecho, desde la portada. Y por suerte, he vuelto a revivir.

Leer más

El hombre en el castillo

Detrás de una buena publicidad, pueden venderte de todo. Y Amazon se ha esforzado en vender El Hombre en el Castillo hasta cansarse. Una serie entregada con un lazo precioso, con una manufactura estupenda, gran calidad de imagen, escenarios, interpretaciones y fotografía. Creo son tres las temporadas que por ahora podemos ver con la suscripción Prime y además en 4k. Pero resulta que como otras tantas veces, la serie fracasa estrepitosamente por le hecho de sucederse capítulo tras capítulo sin apenas suceder nada. Pero cuando digo nada, es realmente nada. Puedes ver los capítulos pares omitiendo los impares, y apenas lo notarías. La primera temporada fue un calentamiento, y como solo son diez capítulos, pues aguanté. La segunda fue infumable. Insoportable. Una pena, el potencial de un mundo dominado por los nazis con una resistencia japonesa-americana resultaba inspirador tal y como algún libro y videojuego consiguieron, pero aquí, el fallo es garrafal.

Leer más

Antes de que hiele

Hará algo más de once años que le di una oportunidad a Mankell. Sí, al elogiado Henning Mankell. Fue con El Chino, y ya noté yo… que no me encajaba. Que se enredó con la política y que aquella novela de suspense acabó siendo de todo menos de eso. Pensé aquello de, vaya, he ido a parar a la peor obra de este gran escritor. Qué mala pata. Por eso, cuando cayó de la nada en mis manos Antes de que hiele, quise darle otra oportunidad. El argumento versa sobre algún asunto relacionado con una secta religiosa, luego el protagonista no era el archi-conocido Kurt Wallander si no que es su hija -aunque él aparece-, y como no, la localización escandinava siempre me atrae así que abrí la novela y empecé a caminar. Trescientas y pico páginas después, cierro el libro con la misma sensación que con El Chino. No es para tanto. No volveré a leerle.

Leer más

Traición

Pensé que si a una novela le otorgaban el premio RBA de novela policíaca de 2018 sería un buen motivo para estrenarme con Walter Mosley. También leo de un tal George Pelecanos postulando a Walter como “Uno de los autores estadounidense más apasionantes e incisivos”. Además, no me canso de admitir que las portadas de un libro son decisivas para vender su contenido, así que Traición se coló en mi vida por la puerta de atrás y casi sin permiso. Trescientas quince páginas después, no todo es oro lo que brilla, a pesar de destacar el amarillo en gran parte de la ilustración de la obra. Una novela de intriga a tirones, de piezas encoladas, de ritmo a bajas pulsaciones por minuto y que en términos generales no tiene mucho de policiaco, tampoco de pasillos de abogados en tribunales ni olor a pólvora. Pero a pesar de todo, tiene algo de todo eso que hace que el viaje haya valido la pena.

Leer más

LLamada para un muerto

De todas las novelas policíacas o de intriga que reposaban apiladas en la librería, las de John Lecarré parece que resaltaban más que el resto. Una especialmente, que con parte del lomo y la portada en amarillo, se quería venir conmigo. El argumento era atractivo y por descontado, la buena fama precede al escritor, por lo que la elección estaba servida. Luego resulta que ésta era la primera entrega de una saga de seis de un tipo ya entrado en años que trabaja para la inteligencia inglesa. Hablamos de George Smiley en Llamada para un muerto.

Leer más

La mano de Dios

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con una serie. Seguramente he comenzado de esta forma más de una vez cuando escribo sobre series, pero no me esconderé. Tiendo a ser muy efusivo y exagerado, pero cuando la ocasión lo merece, pues voy y lo suelto. En este caso, La mano de Dios o Hand of God es puro arte, el séptimo. Y es que Amazon está cubriéndose de gloria últimamente con títulos como este, que rivalizan frontalmente con HBO o Netflix en cuanto a calidad se refiere. La mano de Dios aúna un guión excepcional, un ritmo sosegado pero constante, unas actuaciones de 10 y un conjunto empaquetado excelente. Dos temporadas ya están disponibles con diez capítulos cada una, pero desgraciadamente y según leo, no habrá una tercera. Y eso que el final de la segunda promete.

Leer más